En el tercer trimestre, la economía de China registró una desaceleración, según datos de Bloomberg Economics, el panorama para el comercio es cada vez más complejo debido a las tensiones que tiene el país asiático con Estados Unidos. 

Las empresa industriales chinas son las que sufrieron la mayor caída registrada en octubre, con un descenso del 9.9 por ciento, respecto al año anterior. En suma, para enfrentar la desaceleración por los aranceles impuestos por el gobierno estadounidense, China recortó su tasa referencial de endeudamiento con el fin de reducir los costos de financiamiento de las empresas y apuntalar a la economía. 

En tanto, las autoridades están presionando a los bancos para que apoyen a las pequeñas y medianas empresas con problemas de liquidez, mientras que se implementan estrategias y realizan negociaciones con Estados Unidos. 

Esta situación ha alcanzado a Old Navy, que recién anunció que prepara su salida del mercado chino en 2020. De acuerdo con Robert J. Fisher, consejero delegado de Gap, con esta estrategia se enfocarán en tratar agresivamente los problemas operativos que obstaculizan el desempeño de nuestras marcas. La compañía estadounidense de moda pretende centrar su actividad en Norteamérica para impulsar en este mercado todos sus esfuerzos de marketing. 

Desde 2009, el año de su fundación, Old Navy ha mantenido una comunicación dirigida a grupos jóvenes de consumidores. En 2018, según datos de Statista, la marca registró que el 30.67 por ciento de sus ventas fueron de un segmento entre 30 y 49 años de edad, seguido de “millennials” con el 25.81 por ciento, y un 17.32 por ciento con un rango de edad entre 50 y 64 años. 

En Norteamérica, actualmente las marcas que mantienen un liderazgo en el sector de la moda son Winners, Walmart, The Bay, Mark’s, Old Navy, H&M, Lululemon, Simons, Aritzia y Costco. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL