El uso de los videos se ha convertido en un arma de doble filo sobre todo con el auge de las redes sociales, ya que por un lado se les puede sacar provecho para posicionar una marca entre las preferencias del público, pero por el otro se pueden utilizar para evidenciar casos de interés general que bien pueden afectar directamente la imagen corporativa o de las personas expuestas ante el escrutinio público.

Más notas relacionadas con Videos:
Los 10 videos favoritos de YouTube para ganar en Cannes
3 divertidos videos en versión baby
3 videos de Veet que disgustaron a las consumidoras

Un caso reciente que muestra cómo la imagen corporativa puede ser realmente afectada por el uso de estos recursos audiovisuales es el pleito entre la familia Garza Mercado, propietarios del Grupo Inmobiliario Monterrey (GIM), con uno de sus socios.

La discusión entre ambas partes fue grabada en un video que a su vez se publicó en redes sociales como YouTube y Facebook. En la grabación se muestra a los hermanos Eudelio, Marco Antonio y Benjamín Garza Mercado en oficinas de GIM, peleando por un convenio de separación entre plazas y un presunto robo de más de 70 millones de dólares.

“Esto es un tema familiar porque nos robaron más de 70 millones de dólares. Por eso no te vamos a firmar hoy el convenio de conexión entre las plazas. Está fuera del convenio de separación. ¿Sí o no, cabrón?”, se escucha en la grabación.

De acuerdo con el sitio oficial del Grupo, la familia Garza Mercado es propietaria de Plaza Fiesta San Agustín, Plaza Fiesta Anáhuac, Metropolitan Center, Fashion Drive Bosques, Fuentes y Magma Tower, Main Entrance, Park Towers, La Joya, The Shop at Magma Towers y otras propiedades en Valle Oriente.

Sin duda, construir la imagen de un grupo empresarial requiere de todo un procedimiento concienzudo que está sujeto a los objetivos y filosofía del grupo, no sin dejar de lado que la reputación de la marca siempre está en juego.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL