La industria del tequila es una de las más antiguas de México. El tequila es el  primer producto en contar con una denominación de origen (1974). Su exportación representa un 70 por ciento de la producción nacional. Además, es uno de los productos pilares de la economía mexicana, y estados como Guanajuato, Michoacán, Nayarit, Jalisco y Tamaulipas, por mencionar algunos.

A lo largo de los años, la industria ha registrado problemáticas como competencia desleal, proliferación de mercados ilegales, así como producción clandestina; situaciones que afectan no solamente a las empresas involucradas, sino también al mercado laboral que soporta este sector. 

Con el propósito de prevenir estas prácticas negativas, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y el Consejo Regulador del Tequila (CRT), firmaron un acuerdo para prevenir y combatir la producción, importación, exportación, así como la exportación ilegal de bebidas alcohólicas derivadas del agave. 

A través de un programa de trabajo se identificarán los periodos de mayor venta, las zonas de producción y los canales ilegales de distribución, según el Servicio de Administración Tributaria (SAT). De acuerdo con Margarita Ríos.Farjat, jefa del SAT, este convenio permitirá impulsar la indsutria del tequila y al campo, con la finalidad de que se formalicen y se mantengan dentro de la legalidad como contribuyentes. Por otro lado, se obtendrá un impacto recaudatorio a corto plazo, así como el combate frontal a la subvaluación, el contrabando y las diferencias competitivas.

Datos del Consejo Regulador del Tequila señalan que, en 2018, México produjo 309.1 millones de litros de tequila. El tequila está hecho de la planta de agave. Las dos categorías básicas incluyen ‘100% agave’ y ‘Mixtos’. La primera categoría ‘100% de agave’ incluye tequila hecho con 100 por ciento de agave azul, mientras que la categoría ‘Mixtos’ es una variedad mezclada con azúcar.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL