¿Y entonces dónde nacen tus pensamientos limitantes?

994

En el artículo pasado, escribí acerca de cómo con nuestros pensamientos podemos controlar las emociones. Comenté que la REPROGRAMACIÓN de éstos no era fácil pero para conseguirlo lo PRIMERO era encontrar el pensamiento limitante actual, es decir, eso que te ha traído problemas con la gente y que no es real para los demás pero para ti sí. En SEGUNDO lugar tenemos que ser conscientes de los problemas que nos ha traído para poder ser objetivos con el pensamiento limitante subjetivo. TERCERO, (este es el que nos saltamos en el artículo pasado), hay que encontrar de donde viene ese pensamiento limitante que no deja que desarrolles tu personalidad asertivamente.

Pero primero te voy a explicar como funciona el aprendizaje (claro, porque todos tus pensamientos son aprendidos). El cerebro del ser humano comienza a estimularse desde el vientre materno, evidentemente esto no pasa, sino hasta la 8º semana que el desarrollo del cerebro es mucho más complejo. Pero desde entonces el cerebro capta la información que necesita y desecha el resto (no para siempre, se queda en el inconsciente).

Una vez captado el estimulo, se procesa en la memoria, ya sea a corto, mediano o largo plazo y dependiendo donde se almacene después podremos accesar a éste y aplicarle; a eso se le llama, PROCESO DE LA INFORMACIÓN que se da en tres etapas: la captación, el registro de la información por alguno de nuestros sentidos; la memorización, entra la información y se va a uno de los tres almacenes antes mencionados (MCP, MMP, MLP); la evaluación, el cerebro busca cual es la mejor respuesta para cualquier situación, aquí podemos tener una respuesta reflexiva, abstracta y crítica o una carente de análisis y concreta. Al final tendremos el PRODUCTO DE LA INFORMACIÓN.

Éste se genera por UNIDADES, que es la información sin una interpretación (un triangulo), después en CLASES, se clasifica en un grupo de unidades con características en común (triangulo equilátero, isósceles, etc.), luego se RELACIONA, se vincula la unidad con las diferentes clases para armar algo (un papalote), y por último en SISTEMAS, la relación de la unidad con un todo y cómo se integran en conjunto (una casa formada de cuadrados y triángulos con un circulo como sol). Así se genera el pensamiento concreto, que es característico de los niños.

Ahora, el pensamiento abstracto tiene más análisis y es un proceso diferente aunque comienza igual que el concreto. Pero la información es procesada figurativamente (entra por los sentidos y no necesita interpretación); simbólicamente (información concreta que representa una realidad abstracta); semánticamente (interpretación de una palabra que puede tener diferentes interpretaciones). Éste es un proceso mucho más complejo y que sólo como adultos podemos racionalizar.

Lo triste es que nuestros pensamientos limitantes son creados cuando somos niños y con un proceso concreto, pero lo más triste es que se quedan en nuestro aprendizaje hasta que somos adultos y  aunque ya podamos tener un proceso abstracto, aun así seguimos creyendo lo que un niño de 8 años se inventó.

En el escrito pasado aclaré que después de una situación viene un pensamiento (inevitablemente y obvio cuando somos conscientes de ésta); todos los seres humanos solemos darle una interpretación personal de lo que creemos que esas situaciones significaron, lo que nos decimos a nosotros mismos de lo que pasó.

Se puede decir que les inventamos una historia al momento y entonces se vuelve nuestra realidad. Pero el evento real puede estar muy lejos de ésta, porque pensamiento concreto de un niño pequeño. Confundimos los eventos y esto genera un auto-sabotaje y reduce nuestra eficacia de la personalidad, nos alejan de la felicidad, y sobre todo de una realidad objetiva. Hacemos de estas historias nuestra realidad y destruimos ese poder personal que nos ayuda a desarrollarnos. Los pensamientos limitantes son resultado de lo que le atribuimos en el momento pero que seguimos cargando años después. Así funcionamos, vivimos algo y enseguida le damos una concepción, donde nuestro inconsciente, el contexto en el que vivimos, las experiencias que vivimos, incluso las lecturas y los programas de televisión influyen en la construcción de estas historias.    

Me gusta decir que percepción es realidad, pero ¿vas a dejar que la realidad de un niño de 8 años siga siendo la tuya?, un adulto con un análisis crítico que puede tirar a la basura esos pensamientos. Empieza a vivir de los hechos, no de los conceptos, quítale esa interpretación negativa y déjalo en simples hechos. 

Ejemplo (real): Tu hermana nació con un problema de salud que afectó la atención que tus padres te ponían antes de que naciera ella, de niña tú piensas que ella te quitó ese lugar y que es su culpa que ya no te hicieran tanto caso, pero el hecho es que tu hermana nació con un problema de salud y ya, lo demás fue una interpretación que te formulaste cuando eras pequeña y tu pensamiento se quedaba corto en relacionar su llegada con la falta de atención. Has permitido que ese pensamiento merme la relación con ella y llevas años culpándola por lo que “hizo” de niña. Ahora de adulto puedes crear una interpretación simbólica diferente, mucho más compleja como “tus padres tenían miedo de perderla y lo mejor que pudieron hacer era sobreprotegerla”. O simplemente dejarla en un hecho y separarla de ti.

No importa que sea, si de niño te sentiste abandonado y hoy piensas que la gente es egoísta contigo todo el tiempo, o te viviste juzgado e invalidado continuamente y hoy tienes la necesidad de tener siempre la razón, te creíste controlado o restringido y hoy quieres controlar a todos los demás; tienes pensamiento como “no lo voy a lograr, no puedo confiar en nadie, algo va a salir mal, el amor no es así, no tengo lo que el puesto requiere, para que pierdo mi tiempo, etc.”. Todo eso son percepciones que se volvieron realidad, pero al final son cuentos y hoy juegan en tu contra todos los días.

El verdadero reto es reconocer que estos cuentos, son sólo cuentos, productos de nuestra imaginación, no son verdad, porque tu verdad no es real pues vivimos en un mundo lleno de verdades donde la verdad absoluta no existe, ni siquiera esta que estoy diciendo ahora. Y tu madre tiene otra verdad, y tu jefe tiene otra percepción y tu esposa otra.

Tú eres dueño de tus pensamientos y por supuesto de tus interpretaciones. Olvídate de esas historias que por años te han generado penas y te han alejado de tu entera felicidad, de gente que amas, de puestos que querías, de proyectos que dejaste perder. Busca esos pensamientos y una vez que los ubiques, cuando estés en el momento donde normalmente te sabotearías, ahora no será así, ahora tendrás una consciencia del problema y podrás ubicarlos cuando salgan y cambiarlo y adaptarlo a lo que necesitas.

¿Y cómo encuentras esos pensamientos que durante años te han limitado? Con introspección y la mejor manera es hacerla con un experto. Soy psicóloga y sé lo difícil que puede ser generar un auto-conocimiento; yo aún sabiendo lo que sabía, me fue mejor cuando recurrí a un psicólogo a que me ayudara a ver la luz.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL