La gran mayoría de las personas no sabemos lo que en realidad está pasando. Y hasta cierto punto es entendible. A partir de marzo de 2020, el mundo se terminó de romper. Y en serio. Más allá de la salud y del virus posmoderno del Corona Virus, se avecina una fuerte y contundente crisis mundial económica. En el lapso de estos tres meses, muchas marcas, empresas y personas quedarán quebradas. Se romperá un flujo de dinero como se hacía antes. Y A partir de ahora, los verdaderos dueños del dinero actual -Facebook, Google, Amazon y Youtube- Tomarán posesión de su mandato y liderazgo en los negocios de forma contundente, efectiva y masiva. Ahora sí muy en serio.

¿Y los eventos offline?

Pues, realmente olvídense lo que hacen eventos durante los próximos meses. Esto se acabó. Las experiencias offline serán más costosas y menos frecuentes. El número eventos que se hacen en un año, en 2020, disminuirán considerablemente. Quizá entre un 70 y un 80%. Lo que se haga, se hará y saldrá mucho más costoso, para productoras, para clientes y proveedores de servicios. El valor de las experiencias offline se incrementará. Algo así como la droga. Escasa y costosa. Pero ente más escasa, más costosa.

Si tienes una agencia productora de eventos, con mucha probabilidad estás en verdaderos problemas. No creo que aguantes tres meses sin eventos, por lo menos. Quizá si eres fuerte aguantarás un mes para pagar la nómina, sin tener flujo.

¿Qué hago con todo esto?

Reinventate. Explotará ahora sí lo digital. El contenido digital y social será una nueva moneda de cambio en este nuevo mundo. Todos empezarán a generar contenido. Escupirán canales digitales por millones de predicadores, cocineros, mercadólogos, o vendedores de seguros. Y lo que generará mucho más valor para las marcas, será el que el verdadero contenido sea valioso para las audiencias. Si tienes las audiencias, tendrás el dinero de las marcas. Pero no sin antes pasar charola y pagar a los grandes nuevo medios como Google, Facebook, etc. Que son los verdaderos dueños de las audiencias. Y no se moverán ni un centímetro para cobrar por el poder de sus audiencias.

¿Y qué va a pasar?

Que ta vas a morir como marca, empresa, persona o agencia si no te adaptas y sobrevives. Con mucha probabilidad morirás si no tienes un buen contenido que entregar y si no comienzas a tener un canal de comunicación con tus audiencias. Serás un cadáver. Vengo diciendo desde hace mucho tiempo que el mundo se acabó y ahora sí se terminó de acabar. Estamos en el inicio de una nueva era.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorSports World cerró todos sus gimnasios
Artículo siguienteDisney podría estar viviendo su peor pesadilla por el coronavirus
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.