¿Cómo no se te ocurrió a ti?

Si dudas del poder que tiene la fórmula Visión + Content Marketing, no quites los ojos de esta historia, comenta Jaime Torres en su columna.

389

¿Alguna vez has escuchado el exagerado dicho sobre una persona que es tan buena vendiendo, que puede venderte hasta piedras? Bueno, pues tal hipérbole alguna vez fue superada por la realidad y todo, gracias al contenido. 

Así que, si dudas del poder que tiene la fórmula Visión + Content Marketing, no quites los ojos de esta historia:

Remontémonos a mediados de los años setentas en Los Gatos, California, cuando el publicista independiente (es decir, en banca rota) Gary Dahl tuvo un gran momento de inspiración mientras charlaba con sus amigos en un espacio donde suelen surgir grandes ideas: un bar. Gary los escuchaba quejarse de sus mascotas y los cuidados que requerían, lo que le dio la pauta para bromear con ellos y asegurarles que él tenía a la mascota perfecta: una piedra. No necesita ser alimentada, bañada, tomar un paseo, ni adiestramiento para avisar cuando requiriera orinar. Tampoco requería ser llevada al veterinario, podía tenerse en cualquier espacio e incluso, era inmortal. 

La absurda broma  fue dando vueltas en la cabeza de Dahl hasta convertirse en una idea de negocio que resultó ser excepcional y lo convirtió en millonario. 

Gary demostró que tenía algo más en la cabeza que ideas absurdas: visión. Así que pronto puso manos a la obra. Redactó un manual de cuidados y entrenamientos jocosos para el nuevo producto al que llamó Pet Rock o “piedra mascota”. El manual, de 32 páginas con instrucciones detalladas para entrenar a la piedra a que permaneciera sentada, hiciera el muertito, rodara o atacara (con ayuda del impulso de su dueño, claro está) resultó ser un gran ejemplo de marketing de contenidos para cualquier creativo. Después, compró cientos de piedras a un centavo de dólar cada una, diseño y fabricó las cajas de cartón que las portarían (con agujeros para que “pudieran respirar”, claro está) e inclusive incluyó un poco de paja para proteger a las piedras dentro de su empaque. 

Una vez armados los paquetes, les puso precio: $3.95 dólares (el equivalente a $15 dólares de hoy en día) cada una, y las comenzó a ofertar en una feria de regalos durante el mes de agosto. Además, Gary envió comunicados de prensa (sin contratar a ninguna agencia). La nota pronto fue apareciendo en medios como Newsweek y ABC News. Incluso fue entrevistado en dos ocasiones en el famoso The Tonight Show. 

A finales del mes de octubre, la nueva compañía de Gary: Rock Bottom Productions, lanzaba al mercado 10 mil piedras por día y en diciembre se vendieron dos toneladas de piedras. En febrero del siguiente año (1976), la demanda disminuyó considerablemente pero Gary ya había vendido para ese entonces 1.5 millones de unidades.

Si crees que fue un asunto de suerte temporal en aquella época, deberás saber que la idea de Gary ha resucitado. Hoy, es posible visitar el sitio www.petrock.com y también comprar tu Pet Rock por sólo $19.95 dólares en Amazon (incluye certificado de autenticidad). Las hay en diferentes modelos y con accesorios. 

Gary Dahl murió en el 2015 a los 78 años. Sus tres matrimonios terminaron en divorcio y diferentes medios de comunicación, como el Washington Post y el The New York Times, comunicaron el deceso de aquel visionario content marketer.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL