Al interior de un punto de venta o tienda online, las marcas emplean varias estrategias de marketing con el propósito de persuadir a los consumidores para que elijan sus productos. Y como parte de las diversas opciones que se tienen, el packaging es una de las más logran captar la atención del shopper.

Esto lo consiguen no solo por tener un empaque con colores llamativos y tipografía legible, sino también por un diseño que logra hacer que converja cada elementos gráfico y de comunicación, elemento que según el Departamento de Investigación de InformaBTL, es la característica que, a primera vista, atrae más la atención al momento de elegir un producto por su envase.

Si bien un packaging tiene la función de proteger y conervar en buenas condiciones su contenido, también debe tener la cualidad de comunicar un mensaje al cliente, de manera que no solo se limite a ser un contenedor de productos, sino que además facilite el contacto entre el fabricante y el consumidor.

¿Cómo mejorar la comunicación a través del packaging?

Ante la intensa competencia que existe en un mismo anaquel, las marcas han tenido que hacer uso de nuevas acciones de marketing, o de mejorar las que ya tienen en piso de venta, como es el caso del empaque.

Desde un cambio en el diseño total, hasta una modificación en su tipografía o datos nutricionales mostrados, es lo que un fabricante puede hacer para que por medio de su packaging se le identifique fácilmente y el shopper se sienta con la necesidad de adquirirlo. Pero esta intención de compra se verá maximizada si el envase, botella u otro tipo de empaque cuenta con una buena comunicación.

Para conseguir esto debe haber una sinergia entre el diseño y el mensaje que se desea emitir.

Gurillermo Dufrac, especialista en diseño estructural y gráfico de packaging, y colaborador de diversos medios relacionados con este tema sugiere que se debe evitar una saturación, es decir, que cada fabricante se encargue de seleccionar aquella información textutal y gráfica que realmente transmita la información y mensajes deseados. Por ejemplo, si se desea resaltar que es bajo en sodio, eso debe mostrarse en la parte frontal del empaque e ir acompañado de una imagen que aluda a esa afirmación, de manera que la comprensión por parte del consumidor sea inmediata.

Elegir la fotografía que más congruencia guarde con el texto y la información que se quiere expresar también es algo que debe prevalecer en el diseño de un packaging, lo que favorecerá su comunicación.




SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL