Por años, en el imaginario colectivo de los pobladores de México y EUA ha existido una enemistad pese a que el país del norte es el mayor socio comercial de su vecino del sur, pero Coca-Cola demostró que todo es relativo.

Notas relacionadas:
Coca-Cola cumple tus deseos, campaña para expatriados
4 razones por las que Visa, Kia y Coca-Cola deberían evaluar su asociación con la FIFA
Coca-Cola vs. Pepsi, ¿qué marca es la triunfadora?

Durante el partido en el que se enfrentaron las selecciones de fútbol de ambas naciones en el San Antonio Alamodome durante el pasado abril, la marca de refrescos realizó una activación de marketing.

En ella, un joven preguntaba a los asistentes si conocían acerca de la tradición de intercambiar los jerseys de los jugadores de equipos rivales, a lo que la mayoría respondió que si.

Después de ello, el mismo hombre les preguntó si querían intercambiar el jersey de EUA por el de México. La mayoría simplemente dijo no y se alejó.

Pero el factor sorpresa para lograr su objetivo fue el uso del producto, es decir, el joven realizó los mismos cuestionamientos, pero a diferencia de las primeras ocasiones les regaló una Coca-cola. Al final, las personas respondieron con el intercambio de los jerseys.

Finalmente, la campaña #JerseyExchange —hecha por la agencia Bravo/Y&R—, demostró que la enemistad entre ambos pueblos sólo es una mera cuestión de comunicación.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL