En México, la industria de los deportes electrónicos transita por un momento crítico, visto que se espera que este sector alcance los 32 millones de dólares, es decir, registre un incremento del 19 por ciento en comparación con el año anterior.

De acuerdo con NewZoo, la industria mexicana de esports se encuentra posicionada como el segundo mercado más importante de América Latina, solo por debajo de Brasil. 

En entrevista, Álvaro Irurita, coordinador de esports en Ubisoft México, dijo que el panorama de los esports en México está viviendo uno de sus periodos más críticos en los últimos años, porque cada vez son más los fanáticos que siguen estas disciplinas y de forma directamente proporcional los medios y las marcas que les prestan atención. 

“Vamos por buen camino, como muchas industrias, los esports necesitan del apoyo mediático para poder desarrollarse, y poco a poco ser más aceptados para poder ofrecer a todos los jóvenes jugadores que se inician en estas disciplinas la realidad de convertirse en jugadores profesionales”, afirmó.

También señaló algunas claves para para impulsar los deportes electrónicos en nuestro país y son las siguientes:

  1. La labor de los publishers como inversionistas y supervisores del proyecto. Nadie cuidara mejor un juego y su comunidad que el desarrollador del mismo. Hay grandes ligas en México que fungen como casas productoras de esports corriendo varios proyectos a la vez. Es muy sencillo delegar la escena competitiva de un juego a las mismas, pero si en verdad se quiere profesionalizar dichas escenas y asegurar la esencia de las competencias es necesario el apoyo y supervisión del publisher para asegurar la integridad del proyecto y sus jugadores. 
  2. Promover más el apoyo de las marcas como patrocinadores. Mostrar la realidad de los números de nuestro país y no de otros. No ahuyentar a las marcas con malas experiencias generadas por proyecciones exorbitantes e inalcanzables, sobre todo en primeras temporadas cuando los números son solo proyecciones sin referentes.
  3. Cuidar a los jugadores. Ellos son las estrellas y el talento que deben de promoverse. Las marcas, los equipos y los desarrolladores solo crecerán si ellos lo hacen. 
  4. Cuidar a las comunidades que consumen esports. Las decisiones ambiciosas que no las cuiden o no busquen un sincero beneficio común terminarán alejándolas de esta disciplina y generando desconfianza.
  5. Promover a los esports como una competencia y no solo como un juego. Mostrar todos los valores que se promueven a través de los deportes electrónicos, sobre todo de cara al público tradicional para romper el concepto erróneo de los mismos como algo malo. 
  6. Disciplina y transparencia por parte de los equipos, jugadores y organizadores. El principal factor de formar una escena profesional”.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL