Si durante mucho tiempo has venido haciendo cosas similares o iguales al momento de desarrollar una estrategia de marketing BTL, no esperes que los resultados sean distintos, o en su defecto, te den mejores resultados.

No esperes muchas diferencias si, cada vez que, como agencia, inicias un proyecto nuevo con tu cliente, haces o propones lo mismo una y otra vez. Debes tener presente que si te funcionó en una ocasión puede o no resultar igual de benéfico para otra marca, por lo que innovar o comenzar a realizar cosas distintas es lo ideal.

Y en el caso de una estrategia de Customer Experience no es la excepción, ya que el objetivo de este tipo de marketing es diseñar y brindar al target experiencias únicas y memorables para que en verdad tenga una razón de ser tu estrategia below the line.

Para lograrlo, en primera instancia es necesario que tu ego desaparezca, que no pierdas de vista al consumidor al que intentas cautivar y saber que no hay fórmula probada para que una estrategia que ha funcionado para una marca, tenga el mismo efecto con otra.

De acuerdo con Business Canvas, estas son 6 maneras de evaluar si tu Costumer Experience es o no efectiva.

Nivel de engagement

Implica saber si en verdad estás brindando una solución al consumidor o si en realidad has conseguido satisfacer sus necesidades.

Tu propuesta de valor no es justificada por el target

Debes determinar en tu estrategia si el mensaje o solución que propones es o no satisfactoria para tu mercado.

Crecimiento insuficiente de tu modelo de adquisición y retención

Debes preguntarte si la solución que sugieres es la correcta y es relevante para el consumidor. Si tienes problemas para aumentar tu target, valdría la pena revisar y considerar si el canal que usas para la difusión de tu contenido es el adecuado.

Un pricing inadecuado

Debes estar atento a la forma en que comunicas tu mensaje y contenido y saber si es correcta o no. Identificar esto te permitirá saber e verdad estás siendo competitivo o estas por debajo de las expectativas del target y de tus competidores.

Costos de operación elevados

Puede ser que al entrar a un mercado nuevo, necesites apretar tu margen de inversión. Pero si esto no se corrige, no es sustentable. Esto también se puede dar por cambios en tu cadena de producción o proveedores.

Situaciones que no están bajo tu control

Aunque suene a justificación, puede ser que diversas situaciones ajenas modifiquen tu modelo de negocio y hagan que el timing no sea el correcto para ofrecer tu producto o servicio. Esto se puede dar por competencia excesiva, regulación e incluso cambios tecnológicos.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL