Los eventos de marca son cada vez más utilizados por las marcas para dar a conocer sus quehaceres dentro de la industria. No obstante, aunque el incremento de la inversión para esta disciplina es fructífero, hay que destacar que no todos los eventos son lo que podrían ser.

Un evento de marca exitoso es aquel que inicia antes del show y el que continúa después de éste. Quedarse con la idea de que un evento de marca es aquel, cuyo éxito reside en el número de medios de comunicación que asistieron es muy pobre.

Para saber si realmente un evento fue impactante hay que ver las interacciones con el target y por supuesto los números en el canal.

En entrevista, Fernando Famanía, director general de ifahto, comentó que:

Primero hay que tener muy claros los objetivos, y saber a dónde se quiere llegar. “Si el objetivo es incrementar ventas, entonces hay que pensar en la convocatoria, saber quién va a ir a la actividad”.

Pensar en un beneficio del producto y preguntarse si éste tiene las características para ser desplazado versus su competencia. Hay que evaluar el producto.

Buscar un trial y que haya una conexión entre el producto y el consumidor, y para que ese consumidor se convierta en un vocero natural de la marca.

“No es sólo dar bocadillos y abrir una botella de vino, sino ser muy claros con la comunicación, antes, durante y después del evento”.

Darle un seguimiento puntual a lo que se está haciendo. Hacer acto de presencia también en los canales modernos y ver de qué manera se está moviendo el producto, pasado el evento.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL