Sin duda los consumidores están envueltos en miles de impactos al día y a una cantidad enorme de impulsos que los hace dudar de lo que quieren y necesitan. Las marcas están cada día mas nerviosas por llegar a “sus números” de ventas y los comunicadores por buscar un impacto más fuerte que haga voltear a dicho consumidor hacia su producto.

Más artículos de Roberto González:
5 tips para crear contenido atractivo
La agencia del futuro
¿Qué es lo que quiere tu cliente?

Pensando en lo anterior, el dar soluciones complejas en cuanto al marketing mix, resulta cotidiano y rebuscado en muchos momentos.

Hablemos de una persona que en su mundo cotidiano no busca complejidades sino la extensión de sus ideas en diferentes escaparates. Por ejemplo, piensa en el regalo que tiene que darle a un ser querido y busca la fuente que lo haga comprar el mejor obsequio para ella.

La búsqueda del mejor regalo no solo parte de una buena oferta o el motivador de un anuncio que refleja el uso del producto en un ambiente cálido y original. En mi opinión tiene que ver con una gran cantidad de impulsos que construyan una historia.

El consumidor al hablar de sentimientos no pone por delante el precio, la cantidad de producto, ni mucho menos cuestiona los materiales con los cuales están hechos. Piensa solamente en la sonrisa y el apego que el regalo le genera al entregarlo al ser querido.

Por lo tanto, si nosotros avanzamos en un diálogo con diferentes plataformas de comunicación a lo largo de canales en donde el consumidor está expuesto y fortalecemos “esa historia” que él mismo va construyendo a través del tiempo, es muy posible que adopte la marca antes de pensar en otro regalo.

Pensemos que las historias ya no son narradas de manera continua y lineal. Ahora cada medio puede contar un enfoque de manera distinto, pero enfocado y ubicado en un mismo centro, imagina que el contenido se vierte sobre diferentes espacios adecuados al mismo, como una tablet, pantallas de video en un elevador, teléfonos inteligentes, TV de paga, redes sociales, patrocinios, un tótem en una tienda, inclusive hasta los videojuegos.

Es importante mencionar que todas las experiencias en las diferentes áreas mediáticas aprovechan su fuerza para construir una historia mucho más robusta de la marca y la experiencia misma con el consumidor.

Tu contenido se expande en diferentes espacios, lo que hace que el consumidor se sienta con mayor confort al conectar con el mundo de la marca y vierta su confianza en todo momento a ésta.

Por lo tanto, los enfoques cambian y aunque parezca que a corta distancia estamos desarrollando mucha información alrededor de los canales; pensemos en la importancia que tiene en conectar con el “mood” de los consumidores en todo momento de una manera distinta y de forma atractiva. Recuerda que no siempre tiene tiempo para escucharnos y no siempre estará expuesto a los mismos impulsos en todo momento.

Para estar siempre en la mente de nuestra audiencia y en el top of mind, el contar historias no es suficiente, hoy dentro de tu estrategia necesitas un plan de expansión o desdoblamiento transmedia que obligue a estar en muchos más medios y en la vida de las personas.

Recuerda, es importante crear contenidos de calidad pero también es importante buscar una buena plataforma que los ponga en el medio y momento adecuado.

Al final del día eres responsable de construir la buena imagen de una marca y tu cliente.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL