Hoy se cumplieron 2 años de aquel 19 de septiembre de 2017, fecha en que el estados como Puebla, Morelos, Oaxaca, Estado de México y la capital del país se vieron afectadas por un sismo de más de 7.1 grados, registrado a las 13:14 horas, hecho que trajo como consecuencia grandes pérdidas no solo materiales, sino también humanas.

A diferencia del suscitado ese mismo día, pero en el año 1985, la comunicación de hace dos años tras este fenómeno natural se vio impulsada por las redes sociales, medios que jugaron un rol clave y que tuvieron un impacto, tanto positivo como negativo.

De acuerdo con el catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, Felipe López Veneroni, estas plataformas demostraron ser un canal vital que tradujo publicaciones en acciones de apoyo en diversos puntos de las ciudades afectadas, lo cual dio como resultado una movilización más rápida de la sociedad e incluso de los medios de comunicación tradicionales, así como de las propias autoridades de cada lugar.

El experto señala que específicamente Twitter contribuyó notoriamente en el sentido de que la información llegaba en tiempo récord, lo cual favorecía su alcance y dio paso a que las actividades de rescate, de instalación de albergues y formación de grupos de ayuda se diera de manera más rápida, además de que plataformas como WhatsApp incluso ayudaron a la identificación y hallazgo de personas que estaban con vida entre los escombros, labor que hubiera sido más difícil sin el uso de estas plataformas digitales.

La creación de hashtags fue también un elemento relevante, ya que a través de ellos fue más sencillo ubicar publicaciones alusivas y organizar la cantidad de contenido generado durante el día del sismo y posteriores.

Te sugerimos: Publicaciones de “ayuda” de marcas ante sismo no es marketing social.

Pese a ello, las redes sociales también jugaron un arma de doble filo, esto impulsado por los propios usuarios, pues durante las jornadas de rescate y los días siguientes al desastre natural, también circuló información falsa o sin confirmar, la cual generaba más pánico entre la población y, en ocasiones, provocaba que otros medios comunicaran datos erróneos, lo cual representó un riesgo, además de miedo entre la sociedad.

Veracidad, cualidad que debe prevalecer en social media

Ante un suceso como lo es un sismo u otro evento desafortunado, es importante que la gente analice lo que está leyendo o viendo, pues puede tratarse de información falsa que, al ser difundida, podría causar efectos adversos.

Las publicaciones que se compartan sobre algún fenómeno natural ocurrido deben ser hechas con responsabilidad, ya que ante el estrés que genera un acontecimiento así las personas pueden reaccionar negativamente de manera sencilla y traer consigo consecuencia graves.

Para evitar este tipo de escenarios y ver las redes sociales como un medio efectivo para ayudar en situaciones adversas como lo es un sismo, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) publicó una serie de recomendaciones a favor de una comunicación acertada, oportuna y veraz.

  • Si se comparte información, que haya sido previamente verificada.
  • Verificar fuente de donde proviene la información o publicación.
  • Revisar y compartir datos de instancias oficiales y de gobierno.
  • Estar vinculado a las redes de apoyo.
  • Evitar la viralización de publicaciones, así como de cadenas y audios compartidos por WhatsApp.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL