¿Qué tan personal debe ser la personalización?

265

Actualmente la personalización es una de las herramientas más importantes para lograr atraer y enganchar a los usuarios. Sin embargo, en ocasiones podemos caer en errores que lleven este método al límite perdiendo así el impacto que buscamos en los clientes. 

A pesar de la atención que se pueda poner en los correos que enviamos de manera personalizada a los contactos de nuestras empresas, resulta realmente fácil cruzar la línea que rompe el acercamiento y lo convierte en una sensación de acoso. 

Por ello, resulta tan importante enfocar esfuerzos en lograr un mejor aproximamiento usando la personalización de manera correcta. Esto es posible tratando de evitar las siguientes situaciones:

Ser demasiado personal 

El nivel de personalización depende de la relación con el cliente, pero, a veces, esta pasa de personalizada a inquietante, esto se puede deber a realizar continuamente el envío de información a los correos de los usuarios basados en su experiencia previa de compra o búsqueda. Por ejemplo, si alguna vez buscaron “carreolas” y ahora solo enviamos información al respecto sin estar seguros de que la carreola era para uso personal, o si era solo un regalo para alguien más.

Comprender esta delgada línea nos lleva a crear campañas en las que combinemos las ofertas personalizadas con otras al azar para hacer que los consumidores no se sientan como un animal rastreado por un cazador. 

Otra práctica común con la que fomentamos la personalización invasiva es el ser personal muy pronto. En realidad, debemos esperar hasta que pase algún tiempo y la relación con el usuario se haya consolidado para empezar a personalizar el contenido según las acciones que los usuarios realicen en tu sitio web, de otra manera puede parecer exagerado y hacer que no quieran usar tu marca.

Mantener mucho contacto 

Si bien a los consumidores actuales les encanta el recibir un trato personalizado, mantener un contacto excesivo con ellos no resultará favorecedor para la relación que buscamos crear. Si les envías el mismo correo electrónico cada mes y no responden, es probable que debas retroceder y darles un poco de espacio.

Respetar la distancia con los clientes también significa que se debe limitar la cantidad de contenido basado en las publicaciones de los usuarios en redes sociales, de otra manera podrían comenzar a preguntarse qué otra información sobre sus vidas privadas ha dejado de ser privada y asociar tu marca a esta práctica de monitorización exagerada. 

No respetar los límites

Sabemos que la personalización es una práctica con la que los clientes ya están familiarizados, de hecho, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Texas (EE. UU.), el deseo de control y la sobrecarga de información, son los principales factores que nos lleva a anhelar experiencias personalizadas. Prestar atención a estas necesidades y razones por parte de los usuarios evitará que los alejes haciéndoles pensar que monitorizas todos sus movimientos.  

Adapta tus esfuerzos de personalización para que sean graduales, tengan un propósito y se realicen con precisión. De esta manera lograrás convertir a tus seguidores o visitantes en clientes, sin perder el enfoque de brindarles una experiencia de venta personalizada y funcional para hacer crecer tu negocio. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL