WrestleMania es para algunos amantes del deporte el mayor evento de entretenimiento deportivo a nivel mundial, un espectáculo, cuyas actividades duran una semana.

Al ser un evento seguido a nivel nacional e internacional, la ciudad sede recibe a lo largo de la semana visitantes de los 50 estados de Estados Unidos y de más de 40 países.

Se estima que el año pasado, el 78 por ciento de los asistentes al Levi’s Stadium residía en otras zonas fuera del área de la Bahía de San Francisco, mientras que un 18 por ciento viajaron de otros países para presenciar el espectáculo, generando ingresos de 22 millones de dólares en hospedaje y 6.3 millones de dólares en restaurantes locales.

Este evento tiene cabida en el BTL, en la medida que funge como soporte de negocio para muchas marcas que buscan acercarse a su consumidor potencial. Tan sólo en la última edición del WrestleMania, WWE obtuvo ingresos de 3.3 millones de dólares por venta de mercancía.

En México se estima que los fanáticos de WWE gastan alrededor de 40 y 50 mil pesos para disfrutar de una semana de emoción. Este gasto incluye traslados desde México ingreso a “Fan Axxess”, la ceremonia de inducción al Salón de la Fama, WrestleMania y en algunas ocasiones hasta “Monday Night Raw”.

En los últimos nueve años WrestleMania ha generado una derrama económica acumulada de más de 700 millones de dólares en las ciudades en las que se ha presentado. La edición de 2014 que tuvo lugar en Nueva Orleans, ha sido la que mayor impacto ha generado con $142 mdd, mientras que la de 2015 impuso un récord de ingresos de taquilla de 12.6 millones de dólares.

Para la edición de 2016 que se celebrará en el AT&T Stadium el próximo 3 de abril, se cree que el récord de 93,173 asistentes a un evento de WWE, establecido en WrestleMania III, podría romperse e incluso superar el récord de asistencia a un evento en un estadio establecido en 2010 en el AT&T Stadium con 108,713 asistentes.

En términos de audiencia WrestleMania 31 fue visto en más de 1.3 millones de hogares a nivel mundial, convirtiéndose en el pay-per-view de WWE más visto. Este año el evento se transmitirá por primera vez de manera gratuita a través de WWE Network.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL