Ovidio en sus Metamorfosis: mutatis mutandis (frase que se puede traducir como cambiar lo que deba ser transformado). Este es un principio elemental que deben considerar las marcas que no desean envejecer y finalmente morir, en términos mercadotécnicos, por supuesto. Las firmas deben estar en una continua evolución, con la finalidad de adaptarse a las necesidades, preferencias, gustos y exigencias del público meta al que van dirigidos. Entre los aspectos que deben cambiar cada determinado tiempo se encuentra su identidad gráfica. Puntualmente su logotipo (sea del tipo que fuere), para lo cual es necesario un restyling.

Como bien hemos mencionado, el restyling debe estar atento a los gustos, preferencias y exigencias del público meta al que van dirigidos. Las nuevas propuestas de diseño que se generen para una marca deben considerar esto en todo momento.

También es necesario de las propuestas de diseño que se realicen para el restyling de una marca reflejen de manera eficiente los valores con los que se guía una determinada marca. Hay que pensar que el logotipo cumple distintas funciones, entre las que destacan ser una especie de tarjeta de presentación para captar nuevos clientes, pero también un punto de conexión para generar empatía con el target al que se va una empresa.

Menos es más. Ese es uno de los principios elementales del diseño que deben ser considerados al momento de trabajar con el restyling de una cierta marca. Si se estudia con detenimiento algunos de los logos que han surgido o se han transformado en la actualidad se podrá ver cómo son cada vez más minimalistas. Habrá que tomar en cuenta esto.

Es necesario trabajar en un benchmarking al momento de hacer este tipo de transformaciones, no solo con la finalidad de adoptar los mejores elementos que otras firmas han integrado a su diseño, sino también para evitar que la imagen final que elijamos sea parecida a otras que existen en el mercado.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL