Es innegable que la oferta de productos y servicios es mayor, al igual que la competencia entre marcas, por lo que un retailer es un punto de contacto clave para desarrollar estrategias de marketing efectivas, como es el caso de las promociones.

Como parte de una búsqueda por mejorar la experiencia de compra al interior de un establecimiento, poner a disposición del shopper diversas promociones contribuye a que la estadía del cliente sea más interesante, además de fomentar aún más la intención de adquirir bienes, los cuales quizá no tenía contemplados.

De acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL, 91 por ciento de los consumidores en México suelen comprar algún producto o contratar servicios, cuando estos tienen alguna promoción, sin dejar de mencionar que la razón principal de que compren algo con descuento o en oferta, es porque sugiere un ahorro.

Pruébelo, sin compromiso

Según dicho departamento, el 2×1 sigue como la promoción líder en el mercado mexicano. No obstante, existen otras que si bien no tienen el mismo nivel de preferencia, no se descarta su efectividad.

Al respecto, una de esas promociones que se mantiene vigente y que sigue resultando una buena manera de persuadir es la prueba de producto en puntos de venta.

Ya sea que se trate de una prueba de alimento, bebida, artículo de belleza, o la demostración de algún aparato electrónico, hacer que el shopper sea testigo de la eficiencia de ese producto, hará que el interés por conocer más sobre el se dé, e incluso se generen las ganas de comprarlo.

Erik Vega Viveros, gerente de marca Danesa 33 explicó que son varios los beneficios que se desprenden de una prueba de producto.

Uno de ellos es que se tiene la oportunidad de generar engagement, ya que al poner en las manos del consumidor un producto, éste puede conocer qué es y qué marca está detrás, lo cual beneficia a la recordación de la firma.

Despertar el interés de probar más, también es una ventaja que da la prueba de producto a una compañía, lo cual puede representar una buena oportunidad para generar en esa misma visita una compra no planeada.

Conseguir un mayor alcance y llegar a nuevos clientes potenciales, es otro de los objetivos y resultados que se obtienen de esta acción de marketing. Si el shopper desconocía la marca y sus productos, al probarlo no solo reconoce a la firma, sino también puede ser el inicio de una relación a largo plazo porque se habrá despertado un gusto especial por lo que vio, probó o sintió.

Así mismo, Vega también comentó que ofrecer prueba de productos también sirve para mantener la preferencia de consumidores frecuentes, ya que al saber que existen nuevos artículos de una marca favorita, es muy probable que también se sume como cliente de ese nuevo producto.

Adicional a estos, también le permite a un fabricante destacar en su categoría, atraer la atención de los compradores y tener un mayor poder de influencia cuando el cliente está frente al anaquel, quien puede decidirse por esa marca en particular ante tal estímulo.