El poder oculto de una buena convocatoria y el daño de una convocatoria no efectiva

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
El poder de una buena convocatoria es absoluto, irrebatible e imparable.

La convocatoria además de sumar personas a tus movimientos, eventos, campañas y plataformas, genera una fuerza de publicidad off line de boca a oreja. También impulsa cascadas de conversaciones en la vida digital y en las sobremesas. El objetivo principal de la convocatoria es generar fortaleza de difusión de un humano convencido a otro. La convocatoria es recolectar de talento, ideas y posturas de la vida. Es invitar a gente a una campaña para que su fuerza humana de difusión explote.

¿Qué es una buena convocatoria?

Personas con un capital social importante, que influyen a su entorno y círculo más cercano y a grupos tribales similares.

Es clave invitar a las personas indicadas a la plataformas diseñadas para ellos, si no invitas a las personas clave a tus movimientos, lo lamentarás. Más que sumar a tu campaña, restará credibilidad. Y lo convertirá en un ramillete de gente ventajosa, sin oficio ni beneficio.

Convocar a gente poderosa, genera un disparo poderoso de conversaciones y una fuente inagotable de difusión orgánica y mágica.

Convocar es comunicar y se comunica con hechos y realidades. Invita personalidades que sumen capital social a tu marca o movimientos.

Convocar es recolectar individualidades y personalidades que arropen a tu marca o campaña.

¿Qué no es una buena convocatoria?

Invitar a los mismos a los mismos formatos de eventos. Si no innovas en la convocatoria, cada plataforma implicará una serie de repeticiones aburridas que se replicarán en experiencias aburridas y sin sentido que no sumarán a nada, ni a nadie.

Convocar no es engañar. Dentro de la convocatoria y sus servicios, existen productos y líneas de producción con necesidades del cliente y cada necesidad del cliente debe de ser cumplida y sobrepasada.

Cada convocatoria contiene una necesidad diferente y única. Convocar es imaginar y crear universos paralelo, es jugar a ser dios y tu creación es la atmósfera de una experiencia.

Se convoca a personar, no a ilusiones, ni mucho menos ilusionistas.

Convocar es dar un significado y contenido a un evento, es la sustancia de la experiencia y como tal debe de ser tomada en cuenta. Con ese va específico.

El poder oculto de una buena convocatoria es el contenido de vida que suma y aterriza una buena estrategia integral de mercadotecnia.

Personas, personas y personas son el contenido ideal de una convocatoria sustanciosa.

Recomendación del día
Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.