Los nuevos hábitos de compra del cliente, sus necesidades puntuales, el crecimiento del comercio electrónico y la exigencia de experiencias, tanto en piso de venta como en sitios online, han llevado a los retailers ha aplicar una estrategia que les permite mantener cautivos a los clientes y a mantener su preferencia: personalización.

De acuerdo con la empresa Napsé, esto se define como un conjunto de estrategias y acciones que le permiten a un negocio tener una oferta de productos y servicios diferenciados para cada cliente.

Si bien personalizar experiencias, así como productos es una tendencia que no se había visto hasta hace poco tiempo, al menos en México, según especialistas en retail, será algo que para el siguiente año se mantendrá, con el propósito de ser más competitivos y relevantes para los clientes.

Personalización en retailers: ¿por qué aplicarla?

Ante un shopper omnicanal, que busca y compra en Internet, que busca en línea y compra offline, o que compra en sitio web mientras está en punto de venta, además de tener otro tipo de necesidades y exigencias para sus marcas, es necesario que los minoristas vean en la personalización un aliado estratégico que los haga más rentables, pero sobre todo más importantes para su target.

En este sentido, ¿qué hace de la personalización un estrategia clave?

Tener un diseño de punto de venta especial y diferenciado, con promociones que realmente beneficien al cliente, así como la posibilidad de comprar en línea, al estar en punto de venta, son acciones que le dan valor agregado al shopper, además de beneficiar la imagen del retailer.

Cuando un retailer crea una campaña de email marketing para hacer llegar contenido promocional sobre ciertos productos, o sugerir artículos que se adecuan a sus hábitos de compra e intereses, no solo se consigue llegar de forma directa al cliente y establecer una buena comunicación, sino que además entregar este tipo de contenido personalizado refleja un amplio conocimiento del shopper que deriva en promociones realmente atractivas para el comprador. Al tener esto, se genera un sentido de pertenencia con la marca, además de una mayor curiosidad por abrir el siguiente email, ya que seguro tendrá datos relevantes para él, lo cual incrementa la posibilidad de comprar.

Y como tercer razón por la cual considerar la personalización es la cantidad de insights que se pueden recabar, luego de entregar un primer contenido o experiencia personalizados. Al ser acciones relevantes para el cliente, no dudará en constar encuestas vía email, en hacer compras de manera más frecuente o en brindar datos actualizados, porque para ese momento ya confía en el retailer, algo que también se gana con dicha estrategia.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL