Gran Bretaña.- A las chicas lindas les va bien. Al menos ese es el enfoque de “Sexy girls have it easy”, mezcla de documental y reportaje creado por el cineasta Tristan Anderson, quien hizo una prueba de personal branding sorprendente: cómo varía el trato hacia una misma mujer, cuando está arreglada y cuando no lo está.

Más notas de RP:
Las marcas más populares en Facebook son…
Las selfies exhiben estereotipos culturales: vean el estudio
¿Ayudarían a un niño a punto de congelarse? Vean la campaña social

El reportaje presenta a la reportera Carolyn Owlett, quien realiza un itinerario de fin de semana que incluye paseo, comida y beberse un trago en el pub. La diferencia es que lo haría durante dos días: “arreglada” y desaliñada, y trataría de conseguir el mayor número de favores posibles, como una bebida gratis o un paseo de cortesía.

El resultado, en términos monetarios, fue el siguiente: un ahorro de 23 libras, por servicios y productos prestados o regalados “de buena voluntad” hacia la chica atractiva. Un ahorro de 3 libras, prestadas a la chica vestida de manera “normal”.

Y es que en ambas pruebas, la atractiva Carolyn obtuvo paseos gratis en bicitaxi por Londres, un pastelillo de cortesía, y un par de bebidas gratis en un pub. La Carolyn desaliñada solo obtuvo negativas en todos lados, rechazada incluso por los mismos que un día antes le regalaron productos.

Les dejamos el video:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL