Los patrocinios permiten a las marcas vincularse con actividades que impulsan sus objetivos de marketing. Algunas marcas, por ejemplo, tienen una gran relación con eventos masivos debido a que consiguen un efecto inmediato en su comunicación.

El impacto que se genera a través del patrocinio depende mucho del público objetivo y las plataformas que se utilizan para tener presencia de marca. Los profesionales del marketing recomiendan que previo a establecer un patrocinio es importante establecer el objetivo general de esta actividad, con la finalidad de definir el segmento de mercado que se desea impactar, así como las estrategias que se llevarán a cabo durante el viaje de consumidor para generar conciencia de marca, consideración compra y, posteriormente, fomentar la lealtad hacia la marca.

El reporte The 2019 Event Marketing Report de Bizzabo, muestra una encuesta realizada a profesionales del marketing, el 41 por ciento de los encuestados afirmaron que los eventos es el canal de marketing más efectivo, en comparación con anuncios digitales y marketing por correo electrónico. Esto muestra el rendimiento que ofrecen los eventos y, por supuesto, los patrocinios son clave para impulsar este tipo de actividades.

De tal forma que antes de establecer y desarrollar una estrategia de patrocinio es importante que se tomen a consideración aspectos como los costos por alcance, gastos generales, el beneficio al branding de la marca a corto plazo, así como los beneficios indirectos como impactos en medios de comunicación o métricas adicionales.

Es recomendable contar con una estrategia de ROI para conocer el rendimiento del patrocinio; lo anterior permitirá conocer si el vínculo de la marca con la causa social, deportiva o de entretenimiento fue relevante, si se logró traducir en resultados positivos. Si es así, esto favorecerá la exposición de la marca y la continuidad de este tipo de actividad en el marketing de la marca.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL