Muchas son las “Leyendas Urbanas” que se escuchan sobre este canal. En ciertos segmentos de la población, muchas amas de casa siguen comprando en estos lugares, los hábitos no han cambiado mucho, se sigue comprando de manera diaria, así como también en los mercados populares.

Para muchas empresas es un canal importante, que les da presencia a muchas de sus marcas. Son un gran generador de volumen para productos de consumo y, por lo tanto, nos plantea un desafío permanente.

Se manejan diferentes universos de estas tiendas, el promedio fluctúa entre 700 y 800 mil PDV* a nivel nacional. Es un canal muy noble y su modelo no ha evolucionado. Algunas de las empresas han hecho y están haciendo esfuerzos por contribuir al cambio, ofreciéndoles tecnología y brindándoles diferentes tipos de herramientas para ayudarlos a mejorar sus niveles de ventas y a organizarse mejor.

Muy poco es lo que se ha avanzado. Hay estudios que nos dicen que estas tiendas son negocios familiares y en promedio son atendidos por 3 personas, pero solo una de ellas es la que toma las decisiones de compra. Esto complica los sistemas de venta y en algunos casos les encarece sus costos operativos.

El changarro es el canal deseado por muchos, todos quieren estar presentes y la competencia por atenderlos es muy fuerte. Están los grandes distribuidores, mayoristas y también, por qué no mencionar a los famosos “Cajueleros”. Estos últimos son aquellos que han sido vendedores en algún momento y hoy utilizan sus propios vehículos para atender a los clientes que en algún momento atendían. Con el tiempo van desapareciendo algunos por los altos costos y su falta de organización. Como quiera no dejan de ser una piedra en el zapato.

Por otra parte, es una canal costoso de atender y más aún si no se tiene una estrategia clara y definida para llegar a ellos. Lo que sí está claro es de que es un canal que tiene grandes oportunidades, aunque a veces notemos que existe cierto conformismo y pocas ganas de cambiar.

Es el canal deseado por muchos, TODOS quieren contar con la información sobre sus ventas, inventarios, categorías que desplazan, SKU’s, etc. Sería fantástico. Hay quienes están haciendo esfuerzos por convencerlos y ya están obteniendo algo de información. Creo, al menos de lo que he visto, que mucha de esta información no es tan precisa y poco ayuda a la toma de decisiones.

Sin embargo, considero que este canal seguirá teniendo un peso específico importante, no solo en nuestro país, sino también en Latinoamérica, dadas las características económicas que tenemos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL