El Museo del Prado no sólo es uno de los más grandes del mundo y uno de los que mejores obras alberga, también es un Museo que se ha sabido adaptar a las necesidades del cliente que consume arte con sus recorridos interactivos. Es un recinto global para exhibición y conservación al que se le puede visitar desde Internet.

Más notas relacionadas con Mercadotecnia Interactiva:
Regalar aplicaciones…estrategia exitosa de mercadotecnia interactiva
6 espectaculares árboles navideños
Las 10 Mentiras piadosas más usadas en Navidad

El sitio web www.museodelprado.es, del Museo del Prado de Madrid, es uno de los ejemplos de éxito en Mercadotecnia interactiva y social, pues se trata de una manera de vivir el recorrido desde cualquier parte del mundo.

Vivir la experiencia de un recinto histórico como lo es este gran museo, es una muestra de cómo la mercadotecnia cultural y el trato a sus visitantes nacionales e internacionales es el mismo que se da a un cliente de primera.

Recorridos, galerías, impresión y tienda online son algunas de las opciones al cliente que este majestuoso espacio ofrece.

El Below the Line de este lugar, consiste en brindar servicios que lo mantengan posicionado también como un negocio internacional; muestra de ello son las Apps para llevar en los dispositivos móviles.

El Museo del Prado es para el turismo la experiencia que le hará respirar y casi llorar ante un Velázquez; pero para los que no puedan viajar en estas temporadas: recorrerlo por la red es una muy buena opción.

La museografía es Retail marketing

La manera en que están colocadas las obras, la justa temperatura, la luz exacta para su lucimiento y cuidado; son entre otras cosas, elementos de BTL, más específicamente de Retail marketing. En realidad este marketing especializado del Below the Line ha sabido aprender mucho de la museografía.

Algunas tiendas de ropa imitan estas maneras de colocar el producto como si fuera una obra de arte, con la diferencia de que en ellas se evoca el deseo de consumo; lo cual no es raro en un museo como el Museo del Prado, pues mucha gente que lo visita comenta que siente deseos de tocar las obras, de consumirlas ante su belleza.

Foto: www.museodelprado.es

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL