En mercados como Estados Unidos los proveedores de comida a domicilio crecen año tras año. La llegada de plataformas también ha aumentado debido a la integración de nuevos canales de compra a tiendas que operaban de forma tradicional o aquellas que se centran exclusivamente en las ventas en línea.

El reporte “Statista Global Consumer Survey 2018 de Statista, muestra datos sobre los proveedores populares en línea de distribución de alimentos en Estados Unidos durante 2017. El censo realizado por Statista, indica que alrededor del 39 por ciento de los encuestados afirmaron haber usado UberEATS para la compra de alimentos a domicilio en los últimos 12 meses. 

La encuesta también ofrece una perspectiva del mercado estadounidense sobre el uso de los servicios de comida a domicilio y señala que Amazon Restaurants, marca que pertenece exclusivamente a los miembros de Amazon Prime en Estados Unidos,  fue uno de los principales proveedores de entrega de comida a domicilio, 37 por ciento, en 2017.

Le siguen tiendas como GrubHub con 34 por ciento de popularidad entre los consumidores estadounidenses; Delivery.com (32 por ciento), Eat24 (28 por ciento), DoorDash (23 por ciento), Bloe Apron (20 por ciento), Postmates (18 por ciento), Hello Fresh (17 por ciento), JUST EAT (13 por ciento), BeyondMenu (13 por ciento), Seamless (12 por ciento), Plated (11 por ciento), Caviar (10 por ciento) y otros con un 12 por ciento.

En el caso del mercado mexicano marcas como Uber Eats, Rappi o Sin Delantal, son servicios que operan en conjunto con miles de restaurantes y que benefician al consumidor con oferta en promociones de venta.

Sin embargo, es un mercado que cuenta con barreras que impiden su crecimiento. Un aspecto que cobra mayor relevancia cuando se habla de comercio electrónico. A propósito, la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) en su “Estudio de motivaciones y barreras a la compra en línea”, señala que 52 por ciento de los no compradores con acceso al canal, prefiere la experiencia de tiendas físicas debido al temor a cometer un error en la orden o pago, además no confían en que llegue el producto o, simplemente, por la desconfianza de comprar en Internet.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL