Para promocionar su nuevo atractivo, el parque de diversiones Thorpe Park ideó junto con la agencia Taylor Herring una campaña de Guerrilla Marketing, por demás espeluznante.

En el metro, en las calles y en los centros comerciales de la capital británica aparecieron dos niñas demoniacas que pusieron nervioso a más de uno.

La campaña cumple con los objetivos y filosofía del parque, pues se trata de un espacio que se caracteriza por ofrecer atracciones tenebrosas, inspiradas en las historias de películas de terror como Saw, el juego diabólico.

El nombre de esta nueva atracción es “un secreto muy bien guardado”. Checa el video:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL