A través del empaque de un producto las marcas han encontrado una manera de incrementar la lealtad del consumidor. Todos alguna vez hemos visto la transformación de una marca hacia un empaque más innovador, práctico, creativo, amigable con el medio ambiente e, inclusive, revolucionario para su industria.

Este tipo de estrategias suponen un gran acierto, ya que el cambio de imagen de una empaque sugiere que una marca está centrada en la experiencia del consumidor, puesto que mejora día a día la presentación de sus producto y marca el paso de su industria.

De acuerdo con el Estudio de Packaging 2017 elaborado por el Departamento de Investigación de InformaBTL, un empaque innovador es aquel que es amigable con el medio ambiente. Según el estudio, 36.4 por ciento de los consumidores consideró innovador un empaque por ser biodegradable, le siguió inteligente (20.7 por ciento),  resellable (13.4 por ciento), abrefácil (12.6 por ciento),  envase flexible (11.1 por ciento) y comestible (5.7 por ciento).

Por otro lado, Roberto Hidalgo, director general de Ancho Reyes, en entrevista con InformaBTL comentó que, la identidad visual es un componente crucial para el despliegue de la comunicación de una marca. Por esa razón, el empaque debe comunicar todos los atributos de una marca.

“La identidad visual de una marca es un componente crucial para el despliegue de la comunicación, estrategia y “storytelling” de la marca. Es por esta razón que, el empaque juega un rol importantísimo ya que puede ser el primer punto de contacto con un consumidor al verla en un centro de consumo, anaquel de alguna tienda o cualquier otro punto de venta.

En cualquier empresa las marcas agregan valor al negocio cuando principalmente éstas tienen un empaque diferenciado y único, lo cual Ancho Reyes es un ejemplo perfecto de esto ya que comunica todos los atributos de la marca, así como originalidad, atemporalidad y sobre todo su historia”, explicó.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL