La rapidez en los servicios es un factor determinante de la experiencia de cliente. Existen marcas marcas que han logrado diferenciarse de sus competidores a través de este aspecto: velocidad en la entrega de un producto o servicio.

Sin embargo, es una ventaja competitiva que muy pocas marcas han logrado establecer ya que su implementación requiere de la incorporación de sistemas y procesos completamente calculados, con la finalidad de entregar a tiempo la oferta en las manos del cliente.

En los establecimientos de comida, por ejemplo, es común que debido a la cantidad de clientes las operaciones de atención y preparación de alimentos resulten afectadas. Sin embargo, si se cuenta con una metodología y un plan de contingencia que ayude a evitar tales efectos catastróficos es posible entregar una experiencia agradable al cliente.

La preparación de alimentos debe suponer una entrega de experiencia. Asimismo, hay servicios en los cuales la técnica utilizada por el profesional determina la experiencia, un ejemplo de ello son los salones de belleza en donde las usuarias suelen asistir a aquellos lugares en donde las hacen sentir bien durante una sesión de maquillaje o un corte de cabello. La manera en que se atiende al cliente permitirá que su sentimiento de lealtad permanezca.

Hoy en día, los consumidores esperan que las empresas superen sus expectativas cuando se trata de servicio al cliente. En suma, el consumidor (52 por ciento) desea que las empresas tomen medidas con respecto a los comentarios proporcionados, según un encuesta de Microsoft. 

De modo que uno de los retos de una marca involucrada en la industria de comida rápida es el establecimiento de un sistema con la capacidad de brindar una gestión adecuada de atención al cliente, donde el personal sea un componente clave de la ecuación. Cabe señalar que el marketing de servicios se caracteriza por ser perecedero, variable, homogéneo e intangible.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL