Al momento de escribir esta Columna nos faltaban 663 días para la Elección Presidencial del 2018, pero hoy, al ser publicada y leída por ustedes, pues ya serán algunos días menos, así que, aquí les dejo el link de un Contador* para que no se desesperen y sigan con calma las incidencias finales del Sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto [@EPN] y ya que estoy seguro de que aún habrá muchas sorpresas por venir.

Sin duda, la política en todas las latitudes del mundo es compleja, perversa y de difícil ejecución, no importando, si somos una súper-potencia como los Estados Unidos de Norteamérica; la tristemente célebre República Bolivariana de Venezuela** -porque ese es su nombre oficial desde el 30 de diciembre de 1999- o la insular y “revolucionaria con olor a naftalina” República de Cuba, ya que, en todas ellas, la lucha por el PODER es la misma, pero con distintos discursos, distintas formas, pero con la misma ambición y brutalidad para conseguirlo.

Por tal razón, México no está exento de esas luchas intestinas por llegar a la Primera Magistratura o a la ¡Presidencia, pues!, así que no debe de sernos extraño, que en los establos de los Partidos Políticos ya haya una suerte de pasarela para ver quién o quiénes podrán llegar son verdaderas posibilidades para ser pre candidatos y después candidatos a algún cargo de Elección Popular, pero de preferencia para lograr ser el próximo Presidente de México o ¿me equivoco?

Sin embargo, yo pienso que dónde existe un juego maniqueo, provocado por las formas, los rituales y el “selectivo” freno de mano impuesto desde Los Pinos, es en el Partido Revolucionario Institucional [@PRI_Nacional] y en dónde la disciplina se impone, pero la tensión -cada día que pasa- está subiendo de intensidad entre “los que quieren, lo que pueden y los que tienen con qué…”, máxima de la política, que algunos que conozco parecen desconocer.

Dicho lo anterior, no cometo una infidencia al decir que en la lógica del Presidente -que no en el ánimo del Partido y menos de la Nomenklatura- están varios de sus “incondicionales” del Gabinetito, tales como, Miguel Ángel Osorio Chong [@SEGOB_mx]; Luis Videgaray Caso [@SHCP_mx] y el “favorito” de los Maestros de la #CNTE, Aurelio Nuño Mayer [@SEP_mx]; quiénes de alguna manera le “garantizarían” a @EPN una “secuela sexenal” para hacer de su “legado” un referente sempiterno y que haría palidecer al mismo Profe Hank con sus pretensiones.

Finalmente, no tiene nada de nuevo que un Presidente busque la “continuidad de su proyecto” y además que se preocupe por seleccionar a uno de los “suyos” -que no de los nuestros- para seguir en ese camino hacia “la grandeza”, misma que casi siempre, está aderezada con un poco de egolatría, vanidad pasajera y salpicada de fuertes síntomas de Glaucoma Sexenal…; Así que ya veremos si los Outsiders se vuelven a hacer a un lado como la última vez; Al tiempo.

Si tienen alguna duda no dejen de mandarme sus comentarios y con gusto se los responderé.

¡Hasta la próxima y síganme en Twitter! @Benavideslaw

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL