En esta edición número 51 del Super Bowl podremos ver un gran encuentro entre los Patriotas y los Halcones, partido que será transmitido por cadenas de televisión abierta y de paga que, de acuerdo con la BBC, en 2016 registró más de 160 millones de televidentes.

Al ser el evento deportivo más visto y más valioso del mundo, según Forbes, es un momento crucial para que empresas y marcas multinacionales se anuncien y promocionen sus productos o servicios, pero tener unos segundos durante la transmisión del Super Bowl no resulta ser tan barato, aunque lo que puede generar en el televidente y también consumidor, bien vale la inversión.

De acuerdo con la NBC, un espacio de 30 segundos en el Super Bowl L del año pasado costó a las marcas entre 4 y 4.5 millones de dólares, suma que tuvo variaciones debido al número de fragmentos o momentos comprados por el anunciante, monto que podría aumentar este año hasta llegar a los 5 millones de dólares.

Pero esta inversión, cada marca sabe que habrá de redituarle con creces en sus ventas y posicionamiento entre los consumidores, por lo que año con año podemos ver spots publicitarios atractivos que, por sí mismos, son todo un espectáculo, esto son ayuda de las agencias que ponen toda la creatividad posible en el desarrollo de anuncios y campañas para que millones de personas sea expuestas, hablen de las marcas y les generen ventas.

Los otros números de Super Bowl

Durante la transmisión del primer Super Bowl, el número de televidentes fue de 52 millones en todo el mundo, cifra que sin duda ha crecido de forma exponencial.

En esta primera transmisión del evento, las marcas tuvieron que pagar 42 mil dólares por anuncio, monto que no se compara con lo que en la edición de este año tendrán que invertir.

El costo del boleto del primer Super Bowl fue de 12 dólares; en 2016 el precio del boleto más caro estuvo por arriba de los 14 mil dólares.

Algo que también da mucho de qué hablar y es uno de los grandes atractivos de este evento deportivo es el espectáculo de medio tiempo, el cual este año correrá a cargo de la cantante Lady Gaga, un show que costará cerca de 10 millones de dólares, quien además de beneficiarse con cantar en el medio tiempo también será la imagen en la nueva campaña de la marca de joyería Tiffany & Co, la cual será transmitida durante el Super Bowl.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL