Content Marketing: ¿volveremos al pasado?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Hoy, que las grandes compañías de comunicación están en crisis y muchas de ellas en picada, valdría la pena replantearse la fórmula de antaño, donde las marcas fungían más como patrocinadoras que como anunciantes.

Hoy, que las grandes compañías de comunicación están en crisis y muchas de ellas en picada, valdría la pena replantearse la fórmula del pasado, donde las marcas fungían más como patrocinadoras que como anunciantes.

Cuando surgieron la radio y la televisión, esos dos grades medios de comunicación por excelencia, las marcas jugaron un papel crucial, no sólo para su existencia y desarrollo, sino también para la generación de contenidos. Los espacios publicitarios, la venta de pautas y medición de ratings vinieron mucho después, pues primero existió una relación mucho más estrecha entre las compañías comerciales y aquellos nuevos medios de comunicación. Fueron precisamente las marcas las que comenzaron a generar contenidos, para poco tiempo después, patrocinarlos en el radio y la televisión.

La relación era tan estrecha, que muchos programas llevaban implícito el nombre de la marca o bien, ésta aparecía sistemáticamente como parte de los contenidos, algo muy similar a lo que hoy llamamos “integración de marca” o “product placement”.

De hecho, era posible integrar a las marcas con el guión televisivo o radiofónico y que éstas fueran parte del entretenimiento, sin ser disruptivas. Patrocinaban los programas y la gente las percibía más como parte de ellos, en lugar de un anunciante más que interrumpía la diversión. Telenovelas que en los Estados Unidos incluyeron productos de Procter & Gamble o programas de entretenimiento que añadieron el nombre de la marca en su título, como en el caso The Kraft Show y hasta anunciaron en pleno programa un sinfín de productos y marcas como sucedió en México con el exitoso Club del Hogar.

Hoy, que soportamos cada vez menos la intrusiva comunicación comercial y están en auge las plataformas streaming, el reto para los anunciantes es cambiar su estrategia. Dejar paulatinamente de ser sólo “anunciantes” y tomar una mayor relevancia ya sea dentro del propio contenido y de manera orgánica, o bien, asumiendo el papel de un patrocinador, e incluso, convertirse en el propio creador de los contenidos como lo hacen Red Bull y Marriott.

Ahora, que con mayor frecuencia decidimos cuándo y dónde ver o escuchar nuestros programas favoritos sin la necesidad de soplarnos los comerciales, para los medios de comunicación no basta con sólo tener una mayor presencia en redes sociales o simplemente imitar el modelo de negocio de compañías como Netflix, Amazon Prime, Claro Video, HBO Go o YouTube Red, tendrán que compaginar aún más con sus clientes, los anunciantes, para financiar contenidos verdaderamente relevantes para su mercado objetivo, mientras comunican los beneficios de sus productos o servicios de manera más inteligente e implícita.

Ya no es suficiente elegir una pauta de medios o buenos copies en una campaña publicitaria, es preciso crear conceptos, historias y construir una base de comunicación perdurable y robusta, que vayan mucho más allá del sólo empleo de las redes sociales con gastados chistoretes, frases coloquiales y memes.

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.