El cierre de tiendas en Estados Unidos afectó a decenas de marcas emblemáticas. La tendencia fue ocasionada por el crecimiento del comercio electrónico en el mercado estadounidense y la preferencia de los consumidores por las compras online.

Fue el mercado a nivel mundial más afectado por esta tendencia. Algunas marcas no lograron reaccionar adecuadamente a las nuevas demandas. Mientras que otras marcas optaron por generar nuevas formas de conectar con sus consumidores ante la proliferación de las compras online.

En Estados Unidos, las compras online son cada vez más comunes, siendo la garantía de los envíos el factor más importante que busca el consumidor estadounidense. Una encuesta realizada por Narvar señala que 53 por ciento de los compradores en línea en Estados Unidos declaró que no compraría un producto sino sabe cuándo llegará. Por otro lado, un 79 por ciento de los consumidores dijo que el envío gratuito es un factor que hace más frecuentes sus compras en línea, según datos de Walker Sands.

Pero como se ha mencionado anteriormente, el crecimiento del comercio electrónico en el mercado estadounidense generó el cierre de importantes establecimientos. Marcas como Sears o JC Penney han cerrado una gran cantidad de tiendas con el fin de seguir operando, y  Bed Bath & Beyond es una marca que recién anunció que retrasaría el cierre de 20 establecimientos hasta después del primer semestre del año.

Uno de los motivos de este retraso en que se ha renovado a las cabezas directivas de la marca, con el fin de fortalecer las prioridades de la compañía, así como su propósito. Con esto se prevé implementar un plan estratégico a las demandas actuales del consumidor.

En 2019, Toys R Us (una de las tiendas que había declarado su bancarrota en Estados Unidos) anunció su regreso con un nuevo formato de tienda que apuesta por entregar una experiencia de compra.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL