Amazon es acusado en Escocia por presuntas “condiciones intolerables” que afectan a sus trabajadores al cobrarles descansos por enfermedad y otros malos tratos.

Los empleados de la compañía en Dunfermline, Escocia, acampan a las afueras de la bodega en ese sitio con la finalidad de ahorrar tiempo y dinero en el viaje, afirmó Willie Rennie, líder del partido Liberal Demócrata en ese país.

Los comentarios se dieron tras la publicación en un medio local de fotografías en las que aparecen tiendas de campaña afuera de la bodega en las que presuntamente habitan los empleados de la firma, publicó The Guardian.

La investigación señaló además que los trabajadores temporales son penalizados por cada día de descanso por enfermedad, se les presiona para alcanzar las enormes demandas de envíos por Navidad. Asimismo, las despachadores de agua de las instalaciones no funcionan pese a las necesidades de los empleados que deben caminar hasta kilómetro y medio para llegar a su trabajo.

Por otra parte, foros de Internet recogen testimonios de ex trabajadores que afirma que la compañía obliga a laborar “como robots” a sus empleados, además del ambiente de “paranoia sobre seguridad laboral” que impera en el lugar. Asimismo, afirman que quedarse horas extras es prácticamente una obligación y que las vacaciones están prohibidas durante noviembre y diciembre.

Amazon contrató a más de 20,000 empleados más con motivo de la temporada alta de consumo en fin de año, con lo que duplicó su fuerza de trabajo.

Estas prácticas laborales han puesto a la firma de e-Commerce el ojo del huracán, pues muchas de sus contrataciones las hace a partir de terceros.

  • En 2015, los ingresos de Amazon alcanzaron los 107.01 mil millones de dólares, el más alto en su historia.
  • El valor de marca de Amazon en 2016 se ubicó en 98.99 mil millones de dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL