Cuando se habla de actividades Below The Line, la gente tiende a pensar en activaciones sumamente elaboradas y donde se requiere de una gran inversión económica; sin embargo, esto no es siempre necesariamente verdad, especialmente cuando el BTL se mezcla con el mundo deportivo, pues una simple firma de autógrafos puede ser una experiencia inigualable para el consumidor…aunque también puede terminar por ser contraproducente.

Notas relacionadas:
Werevertumorro activa a los visitantes de Six Flags México
Juntos para su público Speedo y Michel Phelps
Activación de créditos, un recurrente del #marketing deportivo

Para cualquier fanático deportivo el poder tener un contacto uno a uno con cualquiera de sus ídolos es una de las mejores experiencias que puede haber, y aunque no requiere de una gran creatividad o derroche de recursos (salvo aquellos que genera el propio contrato) si se debe de contar con una buena logística, pues de lo contrario se corre el riego de que la misma termine siendo contraproducente. A continuación te presentamos algunos puntos que se deben de tomar en cuenta cuando se realiza una firma de autógrafos.

  1. Escoge al jugador adecuado: Muchas marcas cometen el error de pensar que cualquier jugador funcionará para una firma de autógrafos únicamente por el hecho de pertenecer a cierto equipo; sin embargo, al ser actividades que requieren del contacto directo entre atleta y consumidor es fundamental que el jugador elegido cuente con el carisma suficiente para interactuar con la gente.
  2. Respetar los horarios: Los fanáticos deportivos son sumamente fieles y si el comunicado señala que la firma de autógrafos comenzará a las 11 de la mañana, debes de ocuparte en que efectivamente la actividad comience a dicha hora, pues aún cuando los aficionados hagan cola desde varias horas e incluso días antes, cada minuto de retraso será considerado como una falta de seriedad por parte de la marca, no del deportista o el equipo, sino de la marca.
  3. Tener una comunicación clara: Informa en tus comunicación de manera precisa en que consistirá el evento, qué se puede hacer y qué no se puede hacer. Como bien dice el dicho “sobre advertencia no hay engaño”. No existe nada peor para un aficionado deportivo que llegar con una gran expectativa sólo para darte cuenta que lo que se prometió es completamente diferente de lo que se está dando. Al igual que en el punto anterior la imagen que más se verá afectada es la de la marca y no la del atleta en turno.
  4. No tengas miedo de posponer: Siempre existen cosas que pueden salir mal y se debe de estar preparado para momentos de contingencia. Los deportistas también son personas y corren el riesgo de enfermarse como cualquiera de nosotros, siendo mucho más conveniente postergar el evento que ofrecer una experiencia a medias a nuestros consumidores. Al final del día ofrecer al consumidor algo menos de lo que espera por querer ahorrarse algunos pesos puede terminar siendo contraproducente.
  5. Establece dinámicas sencillas: Una firma de autógrafos es una de las activaciones más sencillas que puede haber; sin embargo, en muchas ocasiones los organizadores optan por complicar las cosas de maneras incomprensibles. A los aficionados lo único que les interesa es tener un recuerdo de su jugador favorito, en este tipo de eventos menos es más.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL