Sabemos que este cierre de año para muchos es la culminación de un 2016 lleno de largas jornadas de trabajo y poca vida social. Para que no se repita la misma historia en 2017, te damos 4 consejos para mantener en armonía tu vida laboral y personal.

Pareciera que trabajar mucho es sinónimo de mayor productividad, pero en el caso de nuestro país esto no necesariamente es así. De lo países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el país que menos productividad laboral tiene.

Una jornada laboral promedio de un trabajador mexicano es de 2,246 horas anuales, mientras que en países europeos como Alemania laboraron 875 horas menos durante el mismo año.

Esto representa un daño no sólo para el empleado mexicanos, sino también para sus familias y amigos ya que, al estar mucho tiempo dentro de una oficina o destinar muchas horas al trabajo, obstaculiza otras actividades que también son importantes para su crecimiento profesional y personal.

Más horas de trabajo se traducen en un menor rendimiento

Trabajar 60 horas a la semana no es lo mismo que trabajar 20 horas a la semana. Al final de una jornada de 12 horas, tu cerebro empieza a divagar y terminas estresado, y es muy probable que tu efectividad se desplome durante las últimas horas de trabajo. Procura laborar tu jornada normal, sin horas extra; y si tienes que cumplir con trabajo para el fin de semana, desarrolla una técnica que te ayude a eficientar tu tiempo durante la semana para así tener libres sábados y domingos.

El agotamiento puede desplomar tu productividad

Sólo unas pocas personas pueden trabajar regularmente más de 60 horas durante periodos prolongados de tiempo. Sin embargo, la mayoría de la gente se sentirá desanimada, deprimida o menos eficaz en su empleo si trabaja largas jornadas por mucho tiempo. Con el desgaste, no sólo esas horas extra serán menos productivas, también lo serán las horas normales de la jornada laboral.

Tener menos tiempo puede llevarte a administrar mejor tu tiempo

Al limitar el tiempo que pasas en el trabajo, te verás obligado a tomar mejores decisiones acerca de cómo invertirlo. Si te haces a la idea de que tu tiempo es limitado, podrás priorizar sobre cuáles son las actividades más importantes, tanto en lo profesional como en el ámbito personal. 

El tiempo personal es clave

Incluso si el objetivo principal de tu vida es tu carrera, aún hay mucho fuera del trabajo que vale la pena disfrutar. Familia, amigos, entretenimiento, pasatiempos y otro tipo de actividades no sólo enriquecerán tu vida personal, sino también tu lado profesional ya que, si estas bien anímicamente y haces cosas que ayudan a mantener un estado emocional sano, esto también se verá reflejado en tu trabajo.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL