Después de la quiebra declarada por Thomas Cook, han surgido varias preguntas sobre el presente y el futuro de la aerolínea. Y aunque actualmente la organización es parte de un concurso de acreedores, el destino de la marca y de sus clientes, es incierto.

Estas son las principales preguntas que han surgido y las respuestas que podrían ser las definitivas.

1. ¿Cuáles son las acciones que realizará Thomas Cook en el futuro próximo?

La reestructuración de las diferentes células que conforman esta enorme organización será imprescindible, por lo que muy seguramente la marca centrará sus esfuerzos en ello.

Es posible que Thomas Cook ponga a la venta algunas partes de la institución para conseguir la liquidez que necesita. Al respecto, los voceros de la marca señalan que “puede haber interesados en el paquete hotelero. Luego están los servicios de turoperación que quizá es donde se puede obtener más liquidez y eso permitiría ampliar el espectro, pero estamos todavía en fases muy preliminares”.

2. ¿Qué pasará después de concluido el concurso de acreedores?

Este concurso pone a Thomas Cook a disposición de los concursales, quienes se enfocarán en darle una nueva estructura al negocio con el fin de pagar una deuda de 1.900 millones de libras.

Esta es una situación que puede tardar años y que dejará fuera a los accionistas actuales de la marca para dar lugar a las labores de la firma de consultoría, Alix Partners, encargada de supervisar la liquidación.

3. ¿Qué sucederá con las acciones y los bonos?

Como bien lo responde la pregunta anterior, los accionistas quedarán fuera de todo el proceso que viene para Thomas Cook.

Por su parte, los bonos en euros han perdido más de dos tercios de su valor, volviéndose parte de los elementos que los acreedores intentarán recuperar.

4. ¿Qué pasará con los empleados de Thomas Cook?

El destino de los colaboradores de Thomas Cook es realmente incierto, ya que depende de las acciones que tome la organización en el futuro.

Según algunos reportes publicados hasta el día de hoy, el objetivo es “que no cambie nada mientras se intenta salvar la empresa”.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL