Nuevos comportamientos de consumo se han quedado impregnados en las empresas. Desde un estilo de alimentación saludable, hasta ejercicio en el hogar, actividades que no se realizaban antes de la pandemia. Los pequeños negocios deben evolucionar rápidamente hacia lo siguiente, pero en medio de una crisis que ha golpeado fuerte, muchos no tienen los recursos o el tiempo para averiguarlo; sin embargo, podrían tener la solución enfrente.

Las grandes empresas destinan enormes inversiones en averiguar qué sigue, cuál será el mejor camino a seguir, y muestran sus tendencias en nuevas campañas o productos, un pequeño negocio no tiene más que mirar el ejemplo y tal vez copiar. Las ideas pueden ser imitadas en pequeños negocios, aunque también puede ser al revés y aún con poco dinero, una pequeña compañía puede sorprender a una grande.

La clave en salud

Recientemente Amazon dio muestras de lo que parece trillado, pero es una excelente opción, sacar el máximo provecho a los recursos existentes en las empresas en la elaboración de elementos para salud como cubrebocas, así que abrió su propia tienda física dedicada a ello. Un pequeño negocio en México, determinó seguir ese segmento vendiendo todo lo relacionado con el COVID-19, con termómetros infrarrojos, gel antibacterial, por su puesto cubrebocas, y los colocó en su pequeña tienda. Así que al parecer la clave está en todo lo relacionado con la salud.

Cambio de segmento

Otra idea de una gran empresa sorprendió al mundo. No fue retomar un segmento de salud y aprovecharlo para vender, fue mucho más radical que eso: una firma dedicada a la fotografía ahora vende medicamentos. Kodak fue de lleno por la farmacéutica y esto le valió números importantes en el mercado después del anuncio, una señal que pueden retomar los pequeños negocios.

Ideas que parecen absurdas pero no lo son

Una idea final parece un tanto absurda, pero esconde una realidad que otorga oportunidades de negocio nunca antes consideradas, pero firmes. Se trata del abogado Vicente Blanch, quien observó una práctica poco higiénica dentro de sus celebraciones familiares, que los niños soplaban muchas veces las velitas sobre el pastel y en tiempos de COVID-19 eso parece inaceptable, así que decidió crear un nuevo producto ya a la venta: un posa velitas, que impide contaminar el pastel.

No es un asunto menor, una publicación de “Journal of Food Research” concluyó que soplar las velas de un pastel de cumpleaños incrementa la presencia de bacterias hasta en 1,400 por ciento. Los pasteles que fueron soplados tienen hasta 14 veces más bacterias en su superficie, en comparación con los que no.

El producto resuelve un tema generado durante la pandemia y por ello es que ya resulta en negocio. Este ejemplo funciona al revés, un pequeño negocio da muestra de lo que puede hacer una gran empresa, el punto es atreverse.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL