• Para marzo, Zoom tuvo 26 .9 millones de descargas, por arriba de las 6.2 de Skype y las 5.1 de Houseparty, según Priori Data.

  • Para el primer trimestre del 2020, esta aplicación generó 121.99 MDD en ingresos, según datos de la propia empresa.

  • Para el 2023, las plataformas destinadas a la comunicación interna de una empresa generará 4.8 MMDD en ingresos, según datos de Statista.

El coronavirus COVID19 ha cambiado por completo la vida de las personas. Como una medida de prevención, distintos países han optado por el aislamiento social, por lo que se estima que 4 de cada 10 personas en todo el mundo se encuentra en aislamiento autoimpuesto en su domicilio, por lo que no pueden salir a trabajar, cuestión que ha fomentado el home office. Esto a su vez ha traído un boom para plataformas de colaboración y comunicación internas, como Microsoft Teams, Slack o Zoom, aunque esta última se ha visto inmersa en polémica debido al manejo de los datos de sus usuarios.

La última semana de marzo una investigación realizada por Vice dio a conocer que Zoom mandaba los datos de sus usuarios a Facebook, esto sin su consentimiento explícito e incluso sin la necesidad de que tuvieran una cuenta en la red social a la cual asociar la información. Aunque se ha comentado que con la última actualización de la plataforma es posible utilizarla sin riesgo alguno.

Sin embargo, Eric Yuan, CEO de Zoom, comentó que debido a la creciente exposición que ha tenido la plataforma en los últimos días, también ha quedado expuesta a ciberataques. De hecho, se plantea que la compañía tomará los siguientes tres meses para poder investigar y solucionar las vulnerabilidades de la plataforma, entre las que han destacado el robo de credenciales, el hackeo de micrófono y cámara, la colocación de malware y el envío de información personal a terceros.

Ante este panorama, algunas de las empresas de tecnología más importantes del mundo tomaron la decisión de prohibir a sus empleados hacer uso de Zoom. Entre los casos más sonados se encuentra SpaceX, empresa de viajes espaciales de Elon Musk, la cual ha solicitado a sus colaboradores que usen otros métodos para comunicarse, como es los correos electrónicos o las llamadas convencionales.

Cabe destacar que SpaceX no es la única marca que prohibe a sus empleados a usar Zoom, sino que Apple también tiene implementada esta regla, especialmente para aquellos empleados que trabajan con alguno de los proyectos exclusivos de la compañía.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL