Brasil.- Todos en algún momento hemos olvidado retirar el dinero de los bolsillos de la chamarra o el pantalón y nos damos cuenta hasta que lavamos la ropa en el mejor de los casos, pues si lo llevas a la lavandería quizá no vuelvas a ver las monedas o el billete de vuelta.

Más notas sobre Mercadotecnia de Guerrilla:
Guerrilla marketing le da voz los perros callejeros
Asaltan los espectaculares ajenos para promocionar cerveza

El caso es que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta que tenemos monedas olvidadas en la ropa, entre los sillones, debajo de los muebles, etcétera; dinero que quizá no represente una suma importante de efectivo, pero juntando el de muchas personas podría ser de gran ayuda para los más necesitados.

Con esta idea en mente la asociación AACD, dedicada a ayudar a niños discapacitados, puso en marcha la campaña “Forgotten Bill” (Billete olvidado) con ayuda de la agencia Media Contacts y de la cadena de tintorerías 5asec.

La acción consistió en colocar billetes falsos en la ropa de los clientes que llevan su ropa a lavar. Cuando sus prendas les eran devueltas encontraban el dinero ficticio con el mensaje de ayudar a la AACD, detrás de los billetes había un código QR que servía para donar desde el teléfono móvil.

Un ejemplo de Marketing Directo, Guerrilla Marketing y Mercadotecnia Móvil en una misma estrategia que no representó un presupuesto tan alto, pero sí un gran impacto entre las personas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL