El gobierno húngaro decidió estandarizar el servicio de taxis en la ciudad de Budapest para que todos se rijan bajo las mismas tarifas y sean fáciles de identificar, pues uno de los principales problemas es que cada taxista elige el color de su auto.

Más notas relacionadas:
Zona Taxi lanza aplicaciones móviles para competir con Uber y Cabify
Activación transforma en conductor de taxi a famoso futbolista
Co-branding: Easy Taxi da descuentos a usuarios de Samsung

A diferencia de ciudades como Londres y Nueva York donde todos los taxis son de un sólo color, en Budapest todos eran distintos, así que las autoridades de la ciudad exigieron que todos los autos de servicio fueran amarillos y se renovaran las unidades viejas.

Esta disposición representó una seria dificultad para los taxistas, pero una gran oportunidad para las marcas automotrices como Skoda, quien aprovechó esta situación para lanzar una campaña de Mercadotecnia Directa invitando a los taxistas a adquirir sus modelos Octavia o Rapid pintados del color amarillo tal como se dispuso.

Para promocionar los autos entre los conductores la marca y la agencia Café Creative crearon un folleto con forma de los tradicionales pantones de color que usan los impresores y diseñadores para identificar diferentes tonalidades, sin embargo este pantone es distinto al resto porque tiene el mismo color en todas sus muestras.

La idea es generar el mensaje de que si no puede elegir el color de tu taxi por lo menos puedas elegir las mejores ofertas.

La marca perteneciente al grupo alemán Volkswagen vendió 31 mil 300 automóviles menos que durante los primeros siete meses de 2012, cuando registró 565 mil 600 vehículos comercializados. Skoda mantiene un cuota de 3% del mercado en Europa Occidental, región donde se encuentran sus principales consumidores.

taxis

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL