Test and Learn

1236

Es algo que normalmente no hacemos conscientemente; sin embargo, el error es parte básica de nuestro ciclo de aprendizaje y desarrollo. Es muy raro, y prácticamente imposible, el caso en que la mejor versión de alguna cosa la construimos a la primera. Es más, tendría que ser profundamente afortunada.

Este proceso tan natural, muchas veces nos cuesta trabajo repetirlo en el ámbito laboral, donde normalmente creemos que nos pagan para no equivocarnos. Mucho menos, cuando esto es visible para el consumidor, qué cosa tan terrible cometer un error y que el cliente se entere. Y es cierto, debemos minimizar los errores, lo que no significa que debemos evitar equivocarnos a toda costa.

La razón de ser de esto es que, como dijimos, es natural, y casi inevitable. Entonces nuestro trabajo no es realmente el evitar el error, sino evitarnos donde debemos, cuando debemos y como debemos, asegurando que tiene razón de ser y que, como dijimos al principio, es parte de un ciclo de aprendizaje.

¿Por qué me querría equivocar? Porque estás aprendiendo. La forma natural de saber si algo funciona es probarlo, y podría no hacerlo. Claramente nadie diseña para que el resultado no sirva, sin embargo tampoco tenemos todas las respuestas. Entonces quieres equivocarte para mejorar algo o para probar algo. Cuando hacemos una prueba, podemos estar bien continuar por donde vamos o estar mal y corregir el rumbo. Lo importante es que se aprenda de esa prueba y se vuelva un error útil.

¿Y dónde me equivoco? Hay que equivocarse en ambientes controlados, donde el error no vaya a causar un problema. Donde podamos, además, controlar las variables que rodean la prueba. Puede ser que queramos probar varias versiones de lo mismo, entonces en el ambiente donde se prueba debemos ser capaces de mover las variables a probar. Donde, además, estemos preparados para que no salga bien y podamos manejar la prueba y la falla. E, indispensable, donde podamos recoger la información necesaria para ver qué ajustes es necesario hacer.

¿Cuándo me equivoco? Cuando estés probando algo nuevo y tengas las condiciones para manejar que la alternativa probada no sea la correcta, o cuando estás buscando mejorar algo y tienes las condiciones para medir qué es lo que se puede mejorar. Es decir, hay cosas que tenemos que hacer de forma impecable para cumplir con nuestro objetivo y otras donde estamos en fase de experimentación y podemos probar y equivocarnos, siempre y cuando aprendamos.

¿Cómo me equivoco? Tres cosas que considerar: control, tienes que ser capaz de administrar la salida sea que sale bien o mal; observación, tiene que asegurar que estás midiendo y mirando aquello que hace que el experimento vale la pena; utilidad, si no le vas a dar uso al resultado del experimento, no experimentes.

Un negocio que constantemente se reinventa o que está sometido a procesos de innovación, se tiene que acostumbrar a esto y volver la prueba y error parte de su cultura de aprendizaje constante; y al revés, lograr que la prueba, error y aprendizaje sea parte de la cultura puede meter a un negocio en una fase de repensarse.

¿Tú te equivocas como debes? ¿Cómo sacas valor de estos experimentos? ¿Qué es lo mejor que has aprendido equivocándote?

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL