El pasado jueves 4 de septiembre, el Century Link Field de Seattle fue el foco de atención de millones de personas alrededor del mundo. Fue también un nuevo respiro para múltiples marcas y patrocinadores que durante siete meses se fueron sofocando con el inquebrantable ayuno de touchdowns, goles de campo, recorridos y derribes yarda tras yarda en el césped artificial que caracteriza al fascinante deporte del “football”.

Fue poco más de un semestre en el que no se vislumbraba en los emparrillados las hieleras con las marcas de las bebidas rehidratantes que incitan a los fanáticos a ingerirlas a la par de los jugadores. Fue también un tiempo considerable para olvidarse de comprar la bufanda, la chamarra, el banderín, la mascada o inclusive la taza con el logo del equipo favorito para presumirla en la oficina.

Y aunque todo el año, aún fuera de temporada, se desarrolla toda una estrategia de marketing para mantener activos los diversos productos del fútbol americano profesional, nada como la reconfortante patada inicial similar a la que sucedió hace apenas cuatro días entre Seahawks y Packers y que en cuestión de segundos se volvió tendencia global a través de las redes sociales primero con el #NFLKickoff y después como #SeahawksvsPackers y #SEAvsGB. La batalla comercial y mercadológica de la National Football League se dejó sentir tan intensa como un verdadero “tackleo”.

El mercado mexicano no es la excepción. De acuerdo con las últimas cifras proporcionadas por la NFL la afición en México creció al ritmo de 245% en los últimos cuatro años, para llegar a 28 millones de fanáticos al fútbol americano, aunque de ese total son 7 millones los que se involucran de una forma más reactiva e incondicional con sus respectivos equipos.

Este fenómeno es muy bien aprovechado por un sinfín de marcas que durante la temporada de la NFL, en especial cuando se acercan los playoffs que tienen todavía mayor impacto en nuestro país, organizan eventos en los que se pueden adquirir todo tipo de productos, como el que se llevó a cabo el año pasado en el Zócalo capitalino con la asistencia de más de 200 mil personas, o bien, desarrollan promociones para activar el consumo principalmente  en bares y restaurantes como parte de la estrategia de sports marketing.

Dice el dicho popular: “para muestra, un botón”. El favoritismo por ciertos equipos está perfectamente determinado en México y en este orden, de acuerdo con la más reciente medición de la NFL: Acereros de Pittsburgh, Vaqueros de Dallas, Patriotas de Nueva Inglaterra, 49ers de San Francisco y Cargadores de San Diego. Y aunque los empresarios con visión y las potenciales firmas ya lo tienen mediáticamente estudiado, esto no representó ningún impedimento para atraer a consumidores con el primer duelo de la temporada entre Halcones Marinos de Seattle –actuales campeones de la NFL- y los Empacadores de Green Bay, a través de un “planning” de marketing digital que varios ejecutaron desde un día previo al kickoff en las redes sociales, en su mayoría cuentas de tiendas y restaurantes.

“Inicia la temporada 2014-2015 de la NFL… Ven con tu jersey de tu equipo favorito, tendremos promociones”.

“Comienza la NFL y tenemos para ti las mejores promociones en los bares y restaurantes top de la ciudad”.

“Los esperamos para la patada inicial de la NFL a partir de hoy… Habrá promociones cada semana”.

“Tendremos la mejor experiencia con pantallas gigantes y promociones, ¡Te esperamos!”.

Captura de pantalla 2014-09-05 a la(s) 16.10.48

Y esto es sólo el principio, pues aunque los Halcones Marinos, uno de los equipos menos favorecidos por la afición mexicana, se impusieron 36-16 a Empacadores, esto no merma en la activación de marcas durante la temporada y que alcanzará su mayor auge en diciembre con los playoffs entre finales divisionales y de conferencias, hasta llegar al primer domingo de febrero de 2015 con el Súper Tazón, que en esta ocasión tiene como sede el University of Phoenix Stadium de Glendale, en Arizona, estado fronterizo con la República Mexicana, un aspecto muy importante a destacar, pues puede ser explotado estratégicamente por las marcas en beneficio de la afición en nuestro país.

Por cierto, si el marketing digital se está convirtiendo en el medio potencial para llegarle al corazón de los fanáticos del fútbol americano, no dudo que dentro de poco el E-Commerce se transforme en la plataforma principal de consumo de todo tipo de productos de cualquier equipo, lo que supondría el touchdown perfecto para la NFL.

Foto interior: Shutterstock.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL