Por: Mark Alazraki
email: [email protected]
Twitter: @markalazraki

Me declaro fan de los Quick Response Codes o QR Codes. Todos los hemos visto, son esos cuadros pixeleados que prometen una experiencia cuando los escaneámos con nuestro celular. De lo más importante de los QR Codes para mi punto de vista, es que con los celulares inteligentes, que año con año, crecen su participación de mercado, tenemos la capacidad de desarrollar contenidos para las personas.

Partimos de la premisa que ninguna marca te obliga a escanear el código; esto lo hace mucho más agradable ya que no interrumpe tu vida para mandarte un mensaje. Es permission marketing puro. Las personas se acercaron, escanearon el código y en ningún momento fueron “obligados” a escuchar un mensaje de marketing. Afortunadamente, vemos estos códigos más y más, y salvo unas excepciones, aun siento que está en pañales.

En el último festival de Cannes la agencia Cheil de Corea del Sur, desarrolló una campaña que les valió el Grand Prix gracias a su fantástico uso de los QR Codes. Aquí­ el case:

Me parece una manera fantástica de usar los códigos QR.

Otra campaña excelente es la de Calvin Klein en NY, donde desarrolló toda una estrategia basándose en estos códigos. La verdad es que una promesa de “algo” sin censura por parte de CK, provocará que la gente, más que lo voltee a ver, de el paso siguiente y escanee.

En México hemos visto a Dove desarrollar los códigos QR con la compañí­a Scanbuy, y la verdad es que el contenido es perfectamente relevante para el target al que quieren impactar. Viene información del producto entre muchas cosas más. ¿Por que no lo escanean y me dicen lo que opinan del contenido?

Siento que con los códigos podemos hacer maravillas. Desarrollar juegos, poner trailers de pelí­culas, anuncios, correr encuestas, hacer membresí­as, correr promociones, descuentos, en fin, la lista es eterna. Espero que podamos ver más de éstos códigos por las calles y en los anuncios, porque creo que es una forma innovadora de mandar un mensaje. Me imagino en los empaques un código, en publicidad veo a las marcas poniendo un código, así­ como su Twitter handle, página de Facebook y dirección web. Quizá este loco pero por ahí­ me imagino el futuro.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL