En promedio, una persona está siendo bombardeada de manera diaria con mensajes publicitarios, los cuales pueden ir de los 3,000 a los 5,000. Esto provoca que los clientes potenciales ignoren, ya de manera deliberada o de modo inconsciente, dicha promoción, de tal manera que tan sólo las personas se quedan con el 10 por ciento de lo que llega. Esto ha hecho que surjan métodos y herramientas para emitir un mensaje de marca más mesurado y sutil, para que sea recibido de manera más orgánica y se encuentra dentro del porcentaje mencionado. Un ejemplo de esto es el product placement.

El product placement cuenta con una gran variedad de ventajas y características, algunas de las cuales te mencionamos a continuación.

El product placement trabaja de la mano con contenidos, particularmente de entretenimiento, como es el caso de series o películas, por mencionar algunos ejemplos. Esto implica que si se escoge de manera correcta los materiales con los que se quiere participar, se puede llegar a un público meta muy amplio.

Si bien es cierto que el alcance que se puede lograr por medio del product placement es considerablemente amplio, lo cierto es que está acción de marketing por lo regular es cara. La cantidad que aparezca el mensaje de la marca podrá variar en función del acuerdo al que se llegue entre la firma y la productora.

Como mencionábamos al comienzo del texto, el product placement tiene la particularidad de que el mensaje de marca se transmite de una manera sutil y orgánica, ligada a los diálogos o acciones de los personajes del contenido. Si se realiza correctamente, puede tener un buen impacto de una manera discreta.

Es difícil medir los resultados que se obtienen a través de esta acción de marketing. Si bien se puede saber el tamaño de la audiencia que alcanzó el contenido, difícilmente se puede conocer cuántas personas que pertenecieron a ella, adquirieron un artículo. Esto dificulta su optimización.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL