El auge de los medios digitales y por supuesto de los canales e-tail ha dado pie a que hoy día los usuarios cuenten con diferentes formas de pago. Uno de ellos es Samsung Pay, el cual comenzó su servicio en Corea del Sur y en Estados Unidos el año pasado.

Samsung Pay, de acuerdo con información de la marca, soporta tarjetas calificadas de crédito y de débito de más de 70 bancos principales y regionales.

Ahora bien, ¿por qué es bueno considerarlo como una buena opción de pago? Además de que fomenta el crecimiento del comercio electrónico en el país, este servicio de pago por telefonía móvil es aceptado en la mayoría de los comercios.

Al momento, cuenta con alrededor de cinco millones de usuarios registrados, quienes procesaron más de 500 millones de dólares en los primeros seis meses, mostrando una fuerte tasa de adopción en Corea del Sur y en Estados Unidos.

En 2016, Samsung Pay comenzará la expansión global empezando con China en marzo, seguido de Australia, Brasil, Singapur, España y el Reino Unido. Además, se agregará Canadá al nuevo plan de negocios de lanzamiento.

Samsung Pay está disponible en la actualidad en dispositivos selectos de Galaxy incluyendo S6, S6 edge, S6 edge+, Note5, así como las opciones de primera línea y gama media, tales como los modelos Galaxy A5 y A7 2016.

Los tres pilares de Samsung Pay y con los cuales la marca busca hacer frente a Apple Pay

SENCILLO: Para realizar un pago en Samsung Pay, los usuarios pueden sencillamente pasar la tarjeta, escanear su huella digital y pagar.

SEGURO: Samsung Pay usa tres niveles de seguridad para permitir pagos seguros – Identificación por Huella Digital, tokenización [proceso de seguridad de datos por token o identificador virtual] y Samsung KNOX.

CASI EN CUALQUER LUGAR: Samsung Pay es compatible con la mayoría de los terminales existentes y nuevos, permitiendo que los usuarios paguen casi en cualquier lugar donde se puede pasar o utilizar su tarjeta.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL