Nueva Zelanda.- Uno de los principales detonadores de la violencia doméstica es beber alcohol en exceso, el consumo de esta bebida es sus diferentes presentaciones altera la conducta y en ocasiones vuelve más agresivas a las personas.

Más notas sobre Mercadotecnia Directa:
Unas gafas que protegen tu privacidad en Internet
Gran acción de Marketing Directo revive la música en vinil

Es importante decir que en realidad existe una predisposición a la violencia, sin embargo el alcohol actúa como facilitador para desencadenar esta conducta. Con el objetivo de mostrar los posibles efectos de consumir bebidas embriagantes y más aún revelar las consecuencias de volverse agresivo, la organización Shine (Safer Homes In Nz Everyday) y la agencia TBWA crearon los Beer Coasters, un par de portavasos diseñados con tinta térmica que se modifica con los cambios de temperatura.

Ambos diseños, uno con la imagen de una mujer y el otro con la de un niño, simulan un moretón en el ojo producto de un puñetazo; la marca del golpe sólo aparece cuando se coloca una cerveza fría sobre el portavasos.

Detrás de la fotografía se encuentra una breve explicación de la campaña y también se proporcionan los datos de contacto de Shine para solicitar ayuda.

Haz click para agrandar la imagen

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL