Marketing BTL de la A a la Z: antimarketing

Este es un término que está llamando mucho la atención de los mercadólogos.

1661

Muchas personas y expertos de la mercadotecnia below the line hablan sobre el poder con el que cuenta el consumidor. Finalmente los clientes son quienes deciden qué compran y qué no, qué publicidad ver, a qué activaciones prestarles atención. Generalmente, las personas no están totalmente conscientes de esto; sin embargo, hay situaciones y circunstancias en las que pueden tomar las riendas contra una campaña. Esto está asociado a lo que se conoce como antimarketing, término sobre el cual te platicaremos en la siguiente entrega de Marketing BTL de la A a la Z.

Es complicado definir antimarketing, puesto que bajo esta palabra se encuentran asociados dos conceptos, los cuales revisaremos en las siguientes líneas. El primero de ellos hace referencia a la serie de acciones que toman las marcas y agencias para disuadir a las personas para que dejen de adquirir un producto o servicio, de acuerdo con datos de Bloggin Zenith. ¿Por qué una firma querría hacer eso? ¿Acaso no es el sueño de toda empresa vender más? Bueno, pues esto sucedía cuando la demanda superaba por mucho la oferta, entonces resultaba como una medida para tratar de equilibrarlas.

El segundo concepto es, con mucho más interesante y actual. El antimarketing puede considerarse como la serie de acciones realizadas por parte de los consumidores, al sentir que su compra es manipulada y como reacción a las estrategias de marketing de las empresas.

Peter Drucke, quien acuñó este término, explicó que el antimarketing surge como una respuesta a la inadecuada implementación de estrategias y técnicas por parte de las marcas, pero también por la incapacidad de cumplir con las necesidades del cliente.

Un ejemplo muy claro es cuando una marca transmite un mensaje por medio de sus acciones de marketing, de tal modo que el producto que ofrecen, parece que tiene más cualidades de las que realmente tienen. Cuando el cliente lo adquiere y descubre que no es lo que esperaba, no sólo se quejará con amigos y familiares (cerca de 20 personas en promedio), sino que también hablará mal de la firma en redes sociales.

De hecho, las redes sociales han jugado un papel importante en el desarrollo del antimarketing, pues los clientes pueden expresar más libremente sus opiniones y su alcance puede ser considerablemente mayor.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL