Castillo de Fénis

El Castillo de Fénis está situado en la cumbre de un promontorio, sino en una pequeña colina. En realidad, su función, en contraste con su equipamiento defensivo, era únicamente la de actuar como residencia de prestigio de la familia Challant.

Las numerosas torres del castillo, que se funden en un conjunto arquitectónico de sorprendente armonía, fueron añadidas en torno a la mitad del siglo XIV por Aimone de Challant al torreón ya existente, que durante el siglo anterior había sido residencia del vizconde Godofredo II.

El castillo perteneció a los señores de Challant de la rama de Fénis hasta 1716, momento en el que fue cedido al conde Baldassarre Castellar di Saluzzo Paesana.

Aosta – Teatro Romano

Algunos estudiosos sostienen que el teatro contaba con una cubierta fija. Durante la Edad Media se adosaron numerosas construcciones, que han sido demolidas durante las recientes obras de recuperación y restauración.

Te recomendamos: 5 lugares que debes visitar en Inglaterra central.

Fortaleza de Bard

En 1034 fue descrito como “inexpugnabile oppidum”, siendo ésta una de las referencias más antiguas a un castillo del Valle de Aosta. En 1242, el señorío de Bard pasó a manos de los Saboya, con Amadeo IV, movidos por la insistencia de los habitantes de la zona, cansados de los abusos de Ugo de Bard quien, desde la situación dominante de su castillo, imponía pesados tributos a viajeros y mercaderes.

El fuerte, íntegramente reastaurado en 2006, alberga hoy el Museo de los Alpes, los Alpes de los Niños, las Prisiones, el Museo de las Fortificaciones y de las Fronteras y exposiciones permanentes y temporales.

Castillo de Saint Pierre

Fue sobre la colina de Saint-Pierre donde, hace unos 5.000 años, se asentaron los primeros habitantes del Valle de Aosta, probablemente aprovechando el clima suave y la intensa radiación solar.

Además de la producción de manzanas, en esta localidad se cultiva la vid, de la que se obtiene el famoso vino tinto “Torrette”

Monte Bianco

El Mont Blanc, con sus 4.810 metros de altura, es la cumbre más alta de Europa. Es parte de una cadena montañosa imponente y domina los pueblos del fondo del valle como Courmayeur, Pré-Saint-Didier, La Salle y Morgex, que con La Thuile forman la llamada “Valdigne”.

Con información de Oficial Turismo en el Valle de Aosta.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL