Como existe mucha obesidad en los países de Latinoamérica, también existen extremos. Las tendencias se están raldicalizando en el mundo en general. La tendencia general, que es la punta de lanza de los intereses y detección de las necesidades de los clientes, están en constante evolución, involución, movimiento o retroceso. Si deducimos cuál es la tendencia general del los clientes ahora es no ser gris, no estar en el medio. La tendencia de las tendencias es tener una actitud polarizada. Nunca el punto medio. Ser radical es cool. Tener postura es la postura.

Por lo mismo, en contra posición de la obesidad, la alienación en la vida digital y la vida naturalmente orgánica. La vigorexia surge como un punto radical del nuevo estilo de vida urbano. Ser vigoréxico es invertir excesivo tiempo, dinero, intereses y estilo de vida en la masa muscular del cuerpo humano. Son aquellas personas que pasan más de 18 horas a la semana haciendo ejercicio. En exceso preocupados por su imagen muscular, el consumo de calorías y los diferentes monitores que los miden durante todo el día. Los vigoréxicos lo dejan todo: familia, amigos o trabajo por estar haciendo ejercicio constante. Es un patología que se genera por una obsesión compulsiva en el monitoreo de su peso, su consumo de calorías, alimentación, anabólicos, pastillas de proteína y actividad muscular.

Los vigoréxicos viven para sí mismos, sus aplicaciones y sus sistemas de monitoreo de kilo carlorías, tiempo de actividad diaria, tiempo de inactividad, sueño reparador, entrenamiento y complementos alimenticios.

¿Hacia dónde van los vigoréxicos?

Hacia otro tipo de alienación. A estar encerrados en gimnasios o circuitos. A vivir en los espejos de las fotografías de sus rutinas de entrenamiento. A producir sus propios videos en Instagram o Snapchat de sus rutinas para masas musculares. A inscribirse en muchas carreras y maratones. A estar encerrados y presos de sus retos personales en los gimnasios. A comer poco y no disfrutar de la explosión de sabores.

Está comprobado por estudios médicos que las rutinas más efectivas de ejercicio son de tan sólo 45 minutos y que es necesario que el cuerpo humano descanse por lo menos 24 horas para regenerar los músculos. Si no se descansa lo suficiente, tan sólo se quema masa muscular que muchas veces ya no es recuperable.

¿Qué marcas le llegan a los vigoréxicos?

Fit Bit, Polar, Spartan Race, calendario de maratones, Iron Man, Gimnasios, Aplicaciones como Polar Flow o Polar Beat y GNC.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior¿Quién o quiénes definen el retail en Reino Unido?
Artículo siguienteLos 5 autos más anhelados por el consumidor
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.