Hace tiempo tuve la oportunidad de una obra fílmica española, para ser preciso, una película gallega, lo encantador de hacerla de crítico de cine es que cuando tengo la oportunidad de estar en él, me mantengo como espectador, sin la odiosa afición que tienen algunas personas de cuchichear durante toda la función.

Más artículos de Arturo González:
Accesorios para el “Gentleman” actual
EL BTL más barroco de México
BTL para abogados: 5 puntos

Por suerte aún no tengo que ir a neuróticos anónimo y a la fecha no he ahorcado a algún voluntarioso comentarista en tiempo real, aunque a decir verdad, ganas no me han faltado.

La película citada trata sobre turismo, poesía y muertos, es la radiografía de un pequeño lugar de Galicia, es una comedia que se aleja del tradicional humor americano, ese que propone reírnos como idiotas por la idiotez de los demás, la película va más allá, pues la tesis es mostrarnos como realmente somos, hacernos reflexionar sobre nuestras trivialidades y costumbres, así como demostrarnos que para hacer marketing para una ciudad, se requieren muchísimos atributos y herramientas.

La trama se basa en la historia de varios personajes que al final se encuentran entrelazados, para algunos resultará una serie de eventos desafortunados, pero como no es un episodio cualquier a de la Rosa de Guadalupe, la pieza se cuenta con toda la gracia, pues el guión logra hacernos reír, llorar y pensar.

La muerte en nuestro país trabaja bajo los mismos supuestos, tal vez por eso me sorprendió encontrar una obra española que nos muestra la procedencia de las costumbres que realizamos incluso a la fecha. Pues nos empeñamos en defender la postura nacionalista y religiosa, la antiyanqui, sin comprender que la nuestra es un hibrido, uno de esos mix de marketing en donde varias partes salen satisfechas.

El BTL es perfecto para acercarnos a los consumidores con un halo de suspenso, mística o terror, muchas firmas han entendido que las emociones y sentimientos de los clientes se encuentran en una gama tan amplia que no todas las marcas deben de ir tras lo convencional. La felicidad y el amor, no siempre es la opción para hacer mercadotecnia.

La película comienza por describir un lugar, luego el motivo central es un camión que quedo varado en un puente, mismos que impide se realice un funeral. En el BTL es conveniente seguir estos pasos, en primera instancia, generar conceptos novedosos, en segunda, tratar de desbloquear los puentes de comunicación entre las marcas o productos y nuestros consumidores.

Los días de muertos por venir son el resultado de la dualidad del ser humano, de la esperanza que le otorgamos a la vida en creer que existe vida después de la muerte, el motivo por el que imaginamos que existe un mundo fantástico lleno de mitos, la rotunda idea por la que el marketing sigue vigente desde cualquier óptica y aspecto de la vida en el que le apreciemos, es porque somos entes aspiracionales incluso en la situación más fatalista.
¡Buuuuu!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL