Estoy aquí en Cancún arreglando y ayudando en consultoría a algunas asociaciones de hostelería de la región de la península y de Bacalar y veo algo de preocupación. Como que los veo esperando ya las oleadas de vacacionistas extranjeros como si nada pasar. En su temporada fuerte que normalmente se daba entre noviembre y marzo. Por lo que observo esto no va a pasar. Cuando llegué al aeropuerto de Cancún, sí vi uno que otro turista despistado extranjero bajando pero nada que ver con las grandes oleadas de turistas que normalmente operan en un aeropuerto como el de Cancún que normalmente tiene unas 400 operaciones aeroportuarias, en un día, en esta semana, tiene apenas unas 14 al día. Números no muy alentadores para uno de los principales epicentros turísticos de México y de LATAM. Siempre lo he dicho por aquí, que el turismo es uno de las las cosas que salvará a la humanidad. Es uno de los motores offline que funciona aun. Una de las experiencias offline que genera rendimientos y que tiene potencial para ganarle a las marcas digitales que son las dueñas del mundo actual. Es de las pocas cosas que tienen futuro actualmente.

Aun así hay esperanza. Siempre habrá esperanza. Paso numero uno es entender que esto llevará mucho más tiempo de lo que pensábamos. Quizá si algunos esperaban que esto se reactivaría en este mes julio o agosto. Estaban en un error. 2020 será un año perdido en definitivo. Ya hay que asumirlo así. Ya no hay de otra. Si los que se dedican al turismo esperaban a que llegaran oleadas de turistas a gastar dinero a partir de noviembre a los polos turísticos, esto no va a pasar, aunque la gente quiera salir. Será difícil que existan vuelos internacionales. Lo que salvará al turismo y los que viven de él será el turismo local y el nacional. Sí muchos desprecian a los turistas nacionales y locales pero serán los que salvarán a los destinos turísticos del mundo, sus turistas propios. Por el momento será una solución radical rápida.

Se están abriendo dos grandes nichos de viajeros y de buscadores de experiencias. Los Pandémicos que se manejan por el miedo a ser contagiados por el virus y los complotistas que no creen mucho en este virus y que tienes sus dudas de que realmente exista. Aseguran que estamos siendo manipulados por nuestros miedos como sociedad para que los intereses de otros empresas se llevan a cabo. Bueno así como están ya las cosas. Los pandémicos comprarán de diferente forma que los complotistas. No es lo mismo viajar con miedo a viajar sin miedo. Los que tienen miedo no viajan tanto que los que no tienen miedo a viajar. Por lo mismo, los pandémicos comprarán más online y los complotistas viajarán más y harían más compras offline para buscar experiencias más analógicas y aventuras de escape de la realidad del miedo. Estos dos grandes segmentos definirán el 2020 y llegarán hasta incidíos del 2023 en cuento a turismo, eventos, retail, viajes y consumo. Ya nada será igual después de esto. Si fue provocado o producto del alzar esto ya no será lo mismo. Tarde o temprano la realidad nos salpicará la cara.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior¿Es posible pagar menos renta en tiempos de cuarentena?
Artículo siguiente¿Época de NO ventas? ¿por dónde empezar?
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.